Costco en Caracas: como los productos de Florida inundan las tiendas venezolanas

Los empresarios venezolanos se han aprovechado del abandono silencioso de su gobierno de los controles de precios, divisas e importaciones para comprar directamente a los mayoristas estadounidenses, incluidos Costco ( COST.O ) y Walmart ( WMT.N ).

0
876
- Publicidad -

Si bien el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quiere sacar del poder al gobernante socialista de Venezuela con sanciones económicas, de hecho ha habido una afluencia creciente de productos comprados en Estados Unidos desde Nutella a galletas Oreo.

Muchos artículos de tocador, alimentos y otras importaciones se hicieron imposibles de encontrar durante la implosión económica de Venezuela bajo el presidente Nicolás Maduro. Sin embargo, ahora se alinean en los estantes en decenas de nuevas tiendas exclusivas en dólares estadounidenses conocidas como “bodegones”, que proporcionan una válvula de seguridad poco probable para Maduro, según reseña una nota de la agencia Reuters.

¿La razón?

- Publicidad -

Los empresarios venezolanos se han aprovechado del abandono silencioso de su gobierno de los controles de precios, divisas e importaciones para comprar directamente a los mayoristas estadounidenses, incluidos Costco ( COST.O ) y Walmart ( WMT.N ).

Los productos se entregan a servicios puerta a puerta con sede en Florida, administrados por venezolanos, según 11 entrevistas con agentes de aduanas, operadores y empresarios. Los productos se mueven a granel a través de compañías navieras con bases en el sur de Florida que han disfrutado este año de una exención del 100% de los aranceles de importación y la exención de algunos trámites en el extremo venezolano, agregaron las fuentes.

Lea además: Escasez de combustible afecta las plantas termoeléctricas del país

“¡Todo lo que nuestros clientes quieren de Estados Unidos, lo hemos logrado ofrecer aquí!”, Se entusiasmó Héctor Mambel, que dirige un “bodegón” en el puerto de Puerto Cabello con un cartel de “Mini Walmart” afuera usando el mismo diseño que el gigante estadounidense compra de.

El cambio muestra cómo la economía de Venezuela está evolucionando para sobrevivir a las sanciones que han afectado a las exportaciones de petróleo.

El comercio de Florida no viola las sanciones de Trump porque apuntan a negocios con el gobierno de Maduro, no con empresarios privados. Sin embargo, ha desconcertado a algunos venezolanos acostumbrados a la retórica constante “antiimperialista”.

“No entiendo a este gobierno que habla mal de los ‘gringos’ y, sin embargo, ahora vemos que los productos estadounidenses abundan en las tiendas y todo está en dólares”, dijo la maestra Ligia Martínez, de 38 años, sosteniendo una bolsa con compras de cereales, atún y mezcla para pastel.

Compró los productos en un “bodegón” en la ciudad de Valencia con remesas en dólares enviadas desde su familia al extranjero.

Fue solo el año pasado, cuando la moneda bolívar local se depreció precipitadamente en medio de la hiperinflación, que Maduro levantó una larga prohibición de las transacciones en dólares.

Aunque los productos en las tiendas de la esquina están fuera del alcance de la mayoría de los venezolanos que ganan bolívares, una élite adinerada con dólares lo convierte en un negocio viable en productos de indulgencia.

“VENDO TODO”

Los “bodegones” son una reminiscencia de las tiendas que solo el dólar comunista cubano tenía para los extranjeros en la década de 1990.

Reuters encontró 120 nuevas tiendas de este tipo solo en Caracas, principalmente en áreas de clase media, superando en número a los 27 supermercados bolívares en esas áreas. La competencia ha reducido el precio de los artículos de nicho de mercado como los productos para el cabello boutique.

La abundancia en los estantes contrasta con los años de escasez de productos básicos, desde champú hasta leche, que se derivan de las regulaciones socialistas que a menudo obligaron a los comerciantes a vender por debajo del costo.

Lea también: Economistas coinciden en que la liberación informal de precios acabo con “los bachaqueros”

Los propietarios de “Bodegon” a menudo compran en línea o se asocian con servicios puerta a puerta que rastrean las cadenas en busca de precios caídos.

“Nuestros clientes nos piden que compremos en Costco o Sam’s Club (afiliado de Walmart) en los Estados Unidos y nosotros importamos lo que nos piden”, dijo un operador de una compañía naviera que lleva suministros desde Miami a Caracas.

Al menos la mitad de las tiendas que visitó Reuters vendieron productos de Members Mark, que es la marca privada de Sam’s Club, y de la marca Costco’s Kirkland. Los artículos populares incluyen mezcla para panqueques, Pringles, ketchup y cereal, que a menudo se venden por el doble o más de su precio en los Estados Unidos.

Algunos de los “bodegones” compran a importadores mayoristas, lo que significa que tienen que subir los precios aún más por los márgenes, por lo que la mezcla de panqueques por $ 6.50 o alrededor de Costco cuesta entre $ 14 y $ 20 en Venezuela, dependiendo de cuántas manos haya pasado.

Algunos venezolanos ofrecen importaciones directas a través de Instagram.

“Todo lo que traigo de Miami lo vendo”, dijo un pequeño comerciante en línea, señalando el amor de sus compatriotas por los productos extranjeros. “Hay más competencia en estos días, pero sigue siendo un buen negocio porque los venezolanos son snob”.

Costco declinó hacer comentarios, mientras que Walmart no respondió a una solicitud. El Ministerio de Información de Venezuela, la autoridad tributaria y la agencia portuaria estatal tampoco respondieron a las solicitudes de comentarios.

Cuando se le preguntó su opinión sobre el comercio, dado el objetivo subyacente de las sanciones, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos no respondió.

La exención de aranceles de importación de este año y algunos documentos han sido una bendición para los empresarios, acostumbrados a paralizar la burocracia y las regulaciones durante años. “Estas importaciones se mueven con facilidad, todo está exento”, dijo un comerciante, que trae productos en el puerto de La Guaira, en las afueras de Caracas.

Las exenciones expiran este mes pero pueden extenderse.

Felipe Capozzolo, jefe de la cámara de comercio de Consecomercio, dijo que los “bodegones” se habían convertido en una parte no oficial de la “política estatal” para permitir a Venezuela mantenerse abastecido bajo sanciones y así aliviar la presión sobre el gobierno.

El propio Maduro reconoció la ayuda de las transacciones en dólares y dijo el mes pasado que eran una “válvula de escape” para la economía que sufría. “No lo veo mal … este proceso lo llaman ‘dolarización'”, dijo.

Deisy Ruiz, una secretaria de 47 años, se encuentra entre ellos, comprando Nutella para el cumpleaños de su hijo de 20 años en una tienda en el exclusivo distrito de Los Palos Grandes, en el este de Caracas.

“¡Solo una pequeña, como un regalo!”, Dijo ella.

Informes de Corina Pons, Shaylim Valderram, Mayela Armas en Caracas, Sarah Kinosian en Miami, Tibisay Romero en Puerto Cabello y Valencia; Edición por Corina Pons, Brian Ellsworth y Andrew Cawthorne

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -