Acceso al servicio de gas doméstico es un clamor popular

Amanecer en una cola para comprar gas doméstico es una opción casi exclusiva de los caraqueños, en Venezuela las deficiencias en la distribución de este servicio cambia los hábitos de alimentación de miles de personas

0
862
- Publicidad -

A las zonas populares de Caracas (barriadas, cerros) se les dificulta el acceso al gas doméstico en comparación con otros urbanismos de clase media en la ciudad capital de Venezuela.

Tal es el caso de Elaine, residente de la avenida principal de Macaracuay, y Eduardo, habitante de unos edificios en Longaray, El Valle, cerca de la vicepresidencia de la República en Fuerte Tiuna, quienes cuentan con este servicio por tuberías.

No deje de leer: Precios de algunos alimentos vuelven a dispararse

- Publicidad -

En Cotiza, El Retiro y Los Mecedores, los caraqueños pasan las madrugadas cuidando sus puestos en las filas que hacen para recibir por las mañanas un camión con bombonas por parte del gobierno. “Los venezolanos no deberíamos estar pasando por esta vaina”, son algunos de los comentarios que se repiten entre si los capitalinos. Sin embargo, prácticamente sin ningún costo adquieren este servicio al salir el sol, entre 100 y 1.000 bolívares le dan a los chóferes del transporte de Gas Comunal.

“Obtener gas doméstico es un drama en el barrio, y eso que algunos hasta pagan por debajo de cuerda para que se les atienda primero, igual se les atiende mal. ¡Para el cerro es una calamidad!, en Coche no llega”, comenta Eduardo a Descifrado.

Más información: Conseguir una bombona de gas en Caracas se ha convertido en un vía crucis

Pese a los colas por adquirir este insumo, en Caracas la situación no ha obligado a las personas a recurrir a cocinar a leña como si ocurre en el interior del país, donde los venezolanos se exponen a contraer enfermedades pulmonares o quemaduras si están muy cerca de la candela. Ejemplo de ello, es el caso del joven de 21 años, Eduardo González, quien fue víctima de quemaduras en todo su cuerpo en el estado Monagas.

En el pueblo de Santa Rosa, una zona casi abandonada por las autoridades del estado Trujillo, el servicio de gas es un lujo, “como desde hace tres o cuatro años no distribuyen eso por aquí”, las personas deben buscar la manera de trasladarse a El Tigre, la ciudad más cercana, para obtener una bombona que no necesariamente será cobrada en moneda venezolana, según explicó Elizabeth a Descifrado.

Lea además: Federación de Empleados Públicos solicita el siguiente ajuste salarial

Aunado a ello, la escasez de agua y la deficiencia eléctrica hacen de la vida del venezolano una calamidad y las autoridades no ofrecen soluciones inmediatas.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -