Venezolanos explotan sus talentos para poder ganar en divisas

A principios de año, el Cendas advirtió que se necesitan $900 dólares solamente para adquirir la canasta básica familiar. Cuando ya vamos por la mitad del año esa cifra ha aumentado. Y muy pocos ganan esa cantidad. Lo que significa que el venezolano no vive, sobrevive.

0
1139
- Publicidad -

Los venezolanos deben inventarse la manera de sobrevivir en una economía hiperinflacionaria. Vivir de un sueldo ya no resulta, ni siquiera se puede decir rentable sino posible. Pero el ingenio del ciudadano en crisis parece florecer.

Sin embargo, no buscan la manera de ganar en bolívares pues eso no resuelve los problemas económicos de una persona, mucho menos de una familia. Por eso se han visto en la necesidad de recurrir a sus talentos, algunos que creían no tener, para conseguir un trabajo u oficio que les genere ganancias en divisas.

Es el caso de Alicia Rodríguez, periodista que vive en Venezuela, quien vio en las redes sociales una oportunidad de explotar sus conocimientos y conseguir algo de dinero extra abriendo redes sociales y dando información de farándula pero dirigido al público de Chile.

- Publicidad -

“A pesar de tener dos trabajos el dinero no me rinde. Ayudo a mi mamá, estamos las dos solas, así que tengo que buscar la manera de que podamos subsistir. Así que un día conversé con un amigo que está en Chile y él me propuso la idea de abrir una cuenta que ofreciera noticias y otras cosas dirigidas al público allá. De manera de conseguir suficientes seguidores y luego ofrecer esa cuenta como ventana para promoción de empresas, locales o personajes chilenos, y cobrar por eso. Y así empezamos. Ya la cuenta @Chileentodo en Instagram tiene más de 6000 seguidores, en Facebook y en Twitter casi 2000. No he visto mucha ganancia, pero puedo cobrar $10 por cada promoción en las cuentas. Y aunque no parece mucho, es mejor que nada”, contó la periodista.

Algunos acuden a vender lo que consiguen en su casa o a intercambiarlo por otros artículos que les resulten más rentables. “Abrí una cuenta en una de esas webs donde consigues todo lo que necesitas y coloqué cuánto artículo tenía en mi casa. Para intercambiarlos por otras cosas que pudiera vender más rápido. Una vez cambié una licuadora por un celular. O un carro eléctrico de juguete por un reloj Mulco. Eso me ha resultado”, dijo José Uribe, jubilado en Venezuela. Eso recuerda el comentario del economista Luis Oliveros en su cuenta Twitter: “Otro cuento de Zimbabwe: Se volvió una necesidad el trueque. Comunidades enteras vivían de esta práctica, por lo que, individuos buscaron especializarse en la provisión de algún bien y/o servicio. Esto les permitía triangular y obtener lo que necesitaban”.

Otras personas han descubierto, debido a la crisis, aptitudes que no sabían que tenían. Como es el ejemplo de María Eugenia Sánchez, odontóloga en Venezuela, quien ahora se dedica a tatuar y cobrar en dólares.

“Estudié tantos años y hoy siento que no valió la pena. Porque si sigues viviendo en Venezuela y ganas en bolívares es imposible vivir. Siempre me gustó el dibujo pero como hobbie. Y un día un amigo me dijo que lo acompañara a tatuar. Y eso me encantó. Me dijo que podía enseñarme lo básico. Aprendí y empecé a tatuar a mis amigos con un equipo prestado. Les cobraba poco por los tatuajes, pero en dólares. Así pude comprarme mis cosas y ahora me dedico a eso. Tatúo y cobro por un tatuaje pequeño $20. Los grandes más caros, obviamente. Solo así he podido sobrevivir”, narró la odontóloga.

Esta economía ha dejado a los venezolanos en un estado de zozobra constante. Y así lo dibuja Andrés F. Guevara B., abogado, periodista y Senior Fellow de Cedice, en su cuenta Twitter: “Cómo no vas a sentir frustración cuando vives con precios de Dubai pero con ingresos de Burundi? Es un torpedo al sentido de tu vida, a lo que haces, tu trabajo y profesión”.

Existen los casos de muchas personas que han logrado conseguir algo de dinero en divisas realizando trabajos por Internet. Algunos son falsos y no pagan. Pero existen sitios que por llenar encuestas, completar capchas, hacer traducciones, redactar informes, probar aplicaciones o jugar en línea pagan en dólares. Esta opción que parece ser la más sencilla necesita de mucha dedicación y tiempo para ver ganancias.

“Un día coloque en Google, cómo ganar dinero por Internet, y aparecieron miles de páginas. No creía que era posible. Empecé a inscribirme en todas. Algunas son falsas, otras te piden dinero como inversión, otras sí me han funcionado. Es lento el proceso para conseguir algo de dinero. Pero le he invertido mucho tiempo y algo he conseguido por lo menos para comer. Por ejemplo, ahorita estoy concentrado en una Web donde completo capchas, pero eso es desde que me despierto hasta que me acuesto pegado en la computadora. Y al mes puedo sacar unos $20. Eso es en una página. Estoy en otras también y pueden darme entre $5 y $10 al mes. Con eso no es que puedo vivir, pero me ayuda”, explicó Manuel González, ingeniero civil en Venezuela.

No deje de leer: Precios de medicamentos para enfermedades crónicas son inasequibles

Los estudiantes también recurren a su perspicacia para ayudar en el hogar. En vista de que saben que al graduarse no existe el sueño de conseguir un trabajo e independizarse. “Yo no tengo ninguna ilusión en graduarme de bachiller. Menos de ir a la universidad. Mis papás son profesionales y pasan demasiado trabajo. Yo no quiero eso. Aquí sobrevive el que se rebusca y gana en dólares. Yo quisiera ser diseñador gráfico. Tengo talento para eso. Así que ofrezco mis servicios por Internet y cobro en dólares por trabajo”, contó Eduardo Álvarez, joven en Venezuela.

A principios de año, el Cendas advirtió que se necesitan $900 dólares solamente para adquirir la canasta básica familiar. Cuando ya vamos por la mitad del año esa cifra ha aumentado. Y muy pocos ganan esa cantidad. Lo que significa que el venezolano no vive, sobrevive.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -