Precios de medicamentos para enfermedades crónicas son inasequibles

La crisis de salud en Venezuela no solo es por la escasez de medicamentos, que ya es muy grave, sino también por la falta de poder adquisitivo del ciudadano

0
426
- Publicidad -

Según la OMS, las enfermedades crónicas son cardiovasculares (como infartos del miocardio y accidentes cerebrovasculares), cáncer, enfermedades respiratorias crónicas (como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el asma) y la diabetes.

En Venezuela el tratamiento para una de estas enfermedades sobrepasa los Bs. 100.000. Si se trata de una persona de la tercera edad que sufre dos o más de ellas, comprar los medicamentos para mantenerse sano es muy difícil. No solo por la escasez que reina en las farmacias sino también porque cuando los consiguen no los pueden pagar.

Las medicinas para la tensión arterial más comunes y recetadas son Amlodipina, Losartán Potásico, Enalapril, Adalat Oros, Carvedilol. La más económica, Captopril, se consigue en Bs. 30.000. Algunas cuestan más de Bs. 80.000. Para un tratamiento completo los cardiólogos mandan a tomar por lo menos dos de ellas. Una persona con un solo sueldo en bolívares no puede acceder a ellas.

- Publicidad -

“Yo tomo ajo en las mañanas, con eso y la oración es que creo que sigo viva. Porque yo vivo de la jubilación y la pensión nada más. Eso es Bs. 80.000. Yo ni comer puedo con eso. Me da dolor cada vez que cobro que solo puedo comprar un kilo de queso, una harina y algo de proteína nada más”, narró Enrique Avendaño, quien sufre de hipertensión arterial.

Además de esa enfermedad hay enfermedades crónicas, asociadas a la nutrición que se han convertido en un problema de salud pública en el mundo. La obesidad y diabetes tipo 2 constituyen verdaderas amenazas para la salud de la población mundial.

Estas enfermedades se suelen asociar a los grupos de edad avanzada, pero la evidencia muestra que todos los grupos de edad (niños, adultos y ancianos) son vulnerables a los factores de riesgo que favorecen estas patologías como las dietas malsanas. En Venezuela, la Federación Nacional de Asociaciones y Unidades de Diabetes y la Sociedad Venezolana de Medicina Interna han reportado una prevalencia de Diabetes tipo 2. En mucho de los casos, se debe a la malnutrición.

“El doctor me mandó a caminar, a comer sano y a tomarme el tratamiento. Pero eso es imposible. ¿Dónde puede ir uno a caminar sin correr el riesgo que lo roben o peor aún que lo maten por no tener nada que robarle a uno. Y segundo, comer sano. Comer sano es carísimo. Las verduras, hortalizas, pollo, y alimentos sin azúcar son para los millonarios. Y las pastillas esas no se consiguen en ninguna parte. Mi hijo me mando unas de Argentina y con esas he aguantado. A uno apenas le alcanza para harinas. La verdad es que yo me resigné a vivir enfermo y esperar la voluntad de Dios”, contó Carlos Barrios, señor de la tercera edad que sufre de diabetes y no puede costear el tratamiento.

Leer también: Los tributos de telecomunicación se podrán pagar hasta el 15 de julio

El dirigente político, Julio Borges, en su cuenta Twitter expresó: “Los venezolanos están muriendo por la escasez de medicamentos mientras el régimen usurpador lo único que sabe decir son mentiras. ¡El único responsable de la crisis que vive Venezuela es Nicolás Maduro!”, haciendo referencia a la crisis que enfrentan los venezolanos para conseguir las medicinas en el país.

Hoy en día se consiguen medicinas importadas en locales y negocios pequeños. Algunas vienen con los nombres en otro idioma, y aunque los vendedores aseguran que se trata de medicinas como: Losartan, Carvedilol, Metformina, Glimepirida, Glucofage, Acetaminofén, etc, no le consta al cliente. En este caso, los precios superan por blíster los Bs. 30.000.

Otro caso es las medicinas para enfermedades relacionadas con la salud mental. Estas son las más buscadas y las menos encontradas. Alprazolam, Clonazepam, Diazepam y Bronazepam, superan los Bs. 20.000 también, cuando se consiguen.

“Sufro de depresión crónica, no puedo dormir, me da ansiedad si no tomo pastillas para los nervios. Pero además de tener que ir al médico para que me dé el récipe todos los meses, y cada consulta son Bs. 50.000, tengo que padecer un calvario recorriendo farmacias de toda Caracas para conseguirla. Y cuando la consigo no me alcanza. Los nervios se me disparan peor. Esto es terrible. Hay quienes juegan con la salud de la gente, y en Internet venden estas medicinas pero todas por encima de los Bs. 100.000”, narró Carmen Lorenzo.

La crisis de salud en Venezuela no solo es por la escasez de medicamentos, que ya es muy grave, sino también por la falta de poder adquisitivo del ciudadano.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -