Zulianos se han visto en la necesidad de salir del país por falta de luz

Los apagones han sido el factor que ha puesto a prueba la capacidad de aguante de más de uno en el estado petrolero de Venezuela, donde se han producido racionamientos eléctricos de hasta 20 horas diarias durante los últimos cuatro meses.

0
1011
- Publicidad -

Vivir en el estado Zulia significa para sus habitantes someterse a una agonía que incluye la crisis económica, la falta de transporte y la dolarización forzosa de los productos de primera necesidad.

Sin embargo, los apagones han sido el factor que ha puesto a prueba la capacidad de aguante de más de uno en el estado petrolero de Venezuela, donde se han producido racionamientos eléctricos de hasta 20 horas diarias durante los últimos cuatro meses.

Delcy Fernández, periodista, de 32 años de edad, madre de Adrián Rojas, de 3 años de edad, y esposa del gaitero Gerardo Rojas, dice que hasta el último momento se había negado a irse del país, pero a medida que la crisis eléctrica se acentuó la idea tomó fuerza en su cabeza.

- Publicidad -

“La falta de electricidad, las malas noches y ver cómo mi hijo sufre y ya ni siquiera puede ir al colegio nos obligaron a tomar la decisión. Un día que se fue la luz, mi bebé me dijo: mami ya no quiero tomar más agua caliente, no entendéis que quiero agua fría”.

La pareja, que suma un poco más de tres años juntos, ya tiene un destino: Chile. A mediados de año pretenden emprender su camino, “uno nuevo” asegura la profesional de la comunicación social “donde la gente no tenga que comer de la basura, ni los ancianos tengan que carretear agua”, dice. “No quiero ver más cómo los niños se mueren porque no hay medicinas o sus padres no pueden comprarlas, quiero que mi hijo tenga otro futuro, no este que al parecer cada vez es peor y no tiene salida”.

Leer también: Advierten que las empresas no podrán pagar el nuevo ajuste salarial

Delcy confesó que su esposo fue el que más tardó en convencerse. “Tengo una tía en Chile que nos va a recibir, pero él no se quería ir. Gerardo es muy regionalista, lleva la gaita en sus venas, su madre cantante, su padre compositor. Haber nacido en este círculo no le permitía ni sospechar la idea de dejar su tierra, pero cuando comenzó lo de la luz el me dijo: ahora así nos vamos”.

Para la pequeña familia desde febrero la crisis económica dejó de ser su principal problema, pues aunque el sueldo de ambos no alcanzaba, en ese afán de irse vendieron el carro y su televisor, así juntaron 600 dólares que más tarde invirtieron en ir a Maicao y traer mercancía para vender y retrasaron el viaje. “Pensamos que con las ganancias íbamos a aguantar, pero cómo hacemos con la luz, esa no la podemos comprar. Yo traigo de allá nuestra comida, medicinas, su leche, los pañales, pero la calidad de vida es otra cosa”.

Tomado de La Patilla / Con información de Crónica Uno

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -