Protestaron en la Defensoría del Pueblo por represión policial y ataques de paramilitares

Rojas detalló que la segunda fase de la represión de la dictadura madurista consta de un ataque brutal ejecutado por colectivos armados los cuales llegan a las comunidades disparando a mansalva a los manifestantes

0
856
- Publicidad -

Vecinos de diferentes parroquias del municipio Libertador se apostaron en las puertas de la Defensoría del Pueblo para denunciar la brutal represión que han sido víctimas a manos de cuerpos de seguridad del Estado y principalmente de grupos paramilitares quienes con pistola y armas largas han disparado contra protestas en barrios de Caracas, las cuales expresan el colapso total de los servicios públicos. Anunciaron que a pesar de los ataques seguirán las manifestaciones conectado las condiciones inhumanas de vida con una rebelión popular contra la dictadura de Nicolás Maduro.

Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, explicó como en los últimos días ha arreciado la represión por orden del Gobierno de facto de Maduro, atacando sin piedad a la comunidades que han salido a protestar clamando, agua, electricidad y la salida de la tiranía. “La primera fase de agresión es ejecutada por la PNB y GNB que sin mediar palabra lanzan decenas de lacrimógenas y perdigones de plomo contra los manifestantes, como ocurrió el pasado sábado en las parroquias La Candelaria, San Pedro y El Paraíso por solo mencionar algunas. Donde vecino fueron atacado llegando al nivel que una señora casi pierde el ojo con un perdigón”, dijo.

Rojas detalló que la segunda fase de la represión de la dictadura madurista consta de un ataque brutal ejecutado por colectivos armados los cuales llegan a las comunidades disparando a mansalva a los manifestantes, todo bajo la mirada permisiva de los cuerpos de seguridad del Estado. “El domingo pudimos ver imágenes dantesca de como malandros con armas largas le caían a tiros al pueblo que solo clamaba por agua y electricidad, dejando un saldo de una chama con un disparo en la pierna y un viejito a quien le cayeron a batazos y lo dejando malherido. Estos paramilitares están en nóminas de la Alcaldía de Libertador y son protegidos por Erika varias y el mismo tirano Maduro”.

- Publicidad -

El integrante de la Asamblea de Ciudadanos de Candelaria afirmó que la tercera fase es aplicado por escuadrones de la muerte conocido como Faes y Conas los cuales entran a los barrios caraqueños tal ha sido el caso de Cotiza, El Valle, Petare o El Junquito baleando las puertas de las viviendas, allanado y deteniendo a personas que protestan, llegando al nivel de realizan ajusticiamientos. “Varios dirigentes comunitarios han sido puestos presos tal es el caso de Wilmer Toro, líder vecinal de La Pastora el cual fue secuestrado por el Faes el pasado domingo”, indicó.

Lea además: Aseguran que comenzaron a bombear agua en algunas zonas de Caracas

Sentenció que a pesar de este escenario tan adverso el pueblo de Caracas y especialmente los barrios se está viviendo el nacimiento de una rebelión popular, teniendo un compromiso decidido de que las manifestaciones por servicios públicos lleguen hasta el final con el objetivo fundamental del derrocamiento de la dictadura de Maduro. “Estamos claros que para que cese la oscuridad, regrese el agua y vivamos una vida digna debe cesar la usurpación. Para eso los sectores populares seres protagonista del cambio político.

Por su parte, Milagros Martínez, vecina de la parroquia San Pedro, una de las afectadas por la represión de las protestas por la falta de servicios básicos, se encontraba realizando una denuncia ante la Defensoría del Pueblo para que se establezcan las responsabilidades individuales de los funcionarios que agredieron de manera desmedida la protesta pacífica de vecinos que se encontraban el sábado 30 de marzo en la avenida Victoria. “Tenemos datos precisos donde claramente podemos saber quiénes fueron los responsables”, informó.

“Nos encontrabamos en la avenida Victoria, un grupo de vecinos, en su mayoría mujeres de la tercera edad, cuando llegó reprimiendo un pelotón de la PNB tirando bombas lacrimógenas y una especie de vidrios, uno de los cuales se me incrustó en el pómulo, muy cerca del ojo, y a otro vecino lo hirió en un brazo”, narró la Sra. Martínez. “Lo curioso de estas acciones es que detrás del (funcionario) que dispara ese dispositivo viene otro de menor rango a recoger los vidriecitos, yo alcancé a agarrar unos de esos vidriecitos como evidencia para poner la denuncia”, contó Martínez.

También se encontraba denunciando Soraya Pérez, otra de las personas que participaron en la protesta de la Avenida Fuerzas Armadas quien contó cómo sucedieron los acontecimientos. “La actividad se había desarrollado en perfecta calma y armonía toda la mañana con presencia de la PNB que nos observaba y no pasaba nada, en la tarde llegaron los colectivos armados, ya vimos todas las fotos de todo lo que pasó donde no había necesidad de que nos agredieran de esa forma porque lo que los ciudadanos exigimos es nuestro derecho a disfrutar de los servicios públicos establecidos en la constitución. Lo sucedido es un crimen porque es una población desarmada que no tiene manera de defenderse contra eso y que no está atacando”.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -