En Maracaibo temen se produzcan más actos vandálicos por nuevo apagón

El impacto fue más dramático en Maracaibo, donde la falta de electricidad, información y policía provocó un desorden que las fuerzas de seguridad parecían incapaces de controlar

0
427
AME7333. MARACAIBO (VENEZUELA), 14/03/2019.- Detalle de los daños en el centro comercial Ciudad Chinita este jueves, luego de los saqueos del 11 de marzo, en Maracaibo (Venezuela). Alrededor de 570 personas han sido detenidas en el estado Zulia, en el oeste de Venezuela, por una ola de saqueos contra al menos 350 establecimientos que arrancó el domingo, en medio del fallo eléctrico que afectó a casi todo el país. EFE/ Henry Chirinos
- Publicidad -

La segunda ciudad más grande de Venezuela, Maracaibo, ha sido duramente castigada por el ensordecedor nuevo apagón rojo que ya suma su tercer día de tragedia. El pasado colapso del siete de marzo provocó un alboroto aterrador que la policía parecía incapaz de controlar y el temor a que se repitan esos hechos vuelve a hacerse latente.

Algunos comparan el daño causado a la ciudad petrolera de Venezuela a un desastre natural. Otros sospechan de la intervención satánica. “El demonio”, dice Betty Méndez, una comerciante local, a modo de explicación de la ola de saqueos y disturbios que convulsionó a Maracaibo a principios de este mes.

Sin embargo, la mayoría describe el caos en términos psiquiátricos: un colapso colectivo que conmocionó a esta ciudad a orillas del lago y ofreció una visión aterradora del posible futuro de Venezuela a medida que se adentra en el declive económico, político y social.

- Publicidad -

“Horror, miedo, desesperación”, dijo María Villalobos, periodista de 35 años, llorando mientras revivía tres días de violencia que muchos aquí llaman, “la locura”. “Pensé que era el comienzo de una guerra civil”, agregó.

No deje de leer: #30M protesta y #6A simulacro de Operación Libertad

Su esposo, Luis González, asintió con tristeza y recordó haber visto a cientos de saqueadores, algunos empuñando hachas, martillos, machetes o pistolas, mudarse a almacenes cercanos, tiendas e incluso a una iglesia para comenzar un frenesí de robos. “Era como si estuvieran poseídos”, recordó el conductor de 39 años.

La “locura” de Maracaibo comenzó la noche del 10 de marzo, tres días después de que un apagón catastrófico sumió a casi toda la nación en la oscuridad. Pero hacía mucho que se acumulaba gracias a años de abandono económico y político.

Los 1,6 millones de habitantes de Maracaibo se quejaron de la escasez de agua, electricidad y combustible y un sistema de transporte público en franco deterioro incluso antes de que la crisis de Venezuela comenzara a acelerarse en 2016, con el inicio de la hiperinflación.

“Hay comunidades aquí que pasan días, semanas o incluso meses sin agua”, dijo Juan Pablo Guanipa, un político de la oposición local. “Es una ciudad destrozada”.

Los cortes de energía son un elemento cotidiano para los maracuchos. A los 90 minutos de llegar la semana pasada, The Guardian se topó con una manifestación: residentes de un vecindario del centro de la ciudad que había bloqueado una de las principales arterias de Maracaibo con neumáticos, ladrillos y troncos para protestar contra la falta de agua.

“Es como si estuviéramos viviendo una guerra constante. Todos los días son una lucha”, se quejó uno de los manifestantes, una madre de 31 años de edad llamada Yelenia Barrera.

Cuando las luces se apagaron el 7 de marzo, esa lucha diaria se hizo aún más difícil. El apagón de seis días, del que Nicolás Maduro culpó a los “saboteadores terroristas”, pero que fue causado por un incendio forestal que paralizó una sección clave de la red de Venezuela, causó un drama doméstico y un escándalo internacional: uno de los grandes Productores de energía incapaces de proporcionar energía a su gente.

El lunes, Venezuela sufrió otro fallo eléctrico masivo que afectó al menos 16 estados, y los funcionarios nuevamente acusaron a los enemigos políticos de Maduro y sus “amos imperiales” en Washington.

Cuando el primer apagón golpeó a la capital, Caracas, a principios de este mes, los menos afortunados se quedaron para recolectar agua de ríos tóxicos, el Guaire.

En Barquisimeto, otra ciudad gravemente afectada, algunas incluso se bañaron en las alcantarillas cuando el apagón se prolongó.

Pero el impacto fue más dramático en Maracaibo, donde la falta de electricidad, información y policía provocó un desorden que las fuerzas de seguridad parecían incapaces de controlar. Cientos de negocios fueron saqueados o incendiados mientras los residentes permanecían en sus hogares húmedos y sin luz esperando una explicación que demoraba días en llegar.

“La olla estaba hirviendo, luego explotó”, recordó Juan Carlos Koch, el gerente de un centro comercial que vio 106 de sus 270 tiendas allanadas. Aún peor fue el hotel Brisas del Norte (Brisa del Norte), una casa de huéspedes de cinco pisos destruida por una pandilla de alrededor de 100 asaltantes.

Ni el azulejo que representa a la Virgen del Carmen en la entrada del hotel se salvó cuando el complejo fue asaltado alrededor de las 9 am del 12 de marzo y comenzaron las 72 horas de saqueo y demolición.

“Un tsunami”, murmuró su gerente de ventas, Simaray Cardozo, mientras vagaba fuera de la recepción destrozada, fotocopias de los pasaportes de los huéspedes y vidrios esparcidos por el piso.

En el interior, la destrucción fue absoluta. Los techos de yeso habían sido arrancados para extraer cables y tuberías de cobre. Los inodoros, lavabos y duchas se eliminan sistemáticamente de cada uno de sus 120 baños. Incluso los enchufes habían desaparecido. En la parte de atrás, una sombrilla de hoja de palma había sido arrojada a la piscina medio vacía como un insulto final para los propietarios.

Mientras recorría la pizzería del hotel, la gerente, Margelis Romero, dijo que temía que la descomposición económica de Venezuela causara una moral, enfrentando a los ciudadanos comunes entre sí en una chatarra darwiniana para sobrevivir. “Creo que es un daño social. Nos han dañado tanto, tanto, que hemos empezado a enfrentarnos unos a otros”, dijo. “La sociedad está tan perturbada”.

Romero se preguntó si ella también podría encontrarse algún día entre los saqueadores, si la crisis de Venezuela no se resolviera: “¿Cómo sobreviviré? ¿Tendré que robar también? También tengo niños para alimentar. ¿Qué pasa cuando no puedo? ¿Cómo reaccionaré?

Leonardo Pinzón, otro empleado, fue menos comprensivo. “Son terroristas, no saqueadores, terroristas”, dijo.

Los políticos y empresarios locales afirman que muchos de los saqueadores eran de bandas organizadas que aprovecharon el tumulto.

Pero otras eran madres y padres que respetaban la ley y decían que salían en busca de alimentos básicos porque, en la ausencia casi total de información o consejos oficiales, no tenían idea de cuándo podrían volver las luces y temían que sus hijos murieran de hambre.

María Villalobos dijo que había visto a una familia de testigos de Jehová entre los merodeadores.

En un barrio de clase media en el oeste de Maracaibo, un afable hombre de negocios de la iglesia admitió que él también había participado en el saqueo de tres tiendas cercanas y quizás un tercio de sus vecinos.

“Robar – es un pecado. Es tan simple como eso “, reflexionó, antes de señalar a su hija y agregar:” Pero … no había información. El gobierno no dijo nada. No sabíamos si duraría tres días o un mes “.

La esposa del hombre condujo a sus visitantes a la cocina de su modesta casa sin agua para mostrar la privación que, según dijo, explicaba gran parte del robo. Sobre la nevera yace una papa y media cebolla. Dentro había siete botellas de leche, seis de agua, una botella casi vacía de ketchup y 10 pequeños cartones de jugo de manzana que su marido había robado de un supermercado.

“No hay comida”, explicó. Tampoco había Internet porque los cables de la comunidad fueron robados hace un año. En la planta baja, seis pañales desechables que se habían drenado de su gel, se limpiaron por enésima vez y se colgaron de una línea de lavado.

“Lo más triste de todo es que esto no va a terminar aquí”, predijo su esposo. “Podría haber otro apagón en cualquier momento y lo mismo volverá a suceder, o incluso peor”.

Cuando el sol se puso sobre Maracaibo, María Corina Machado, prominente líder de la oposición, llegó a una cancha de baloncesto al aire libre para una “asamblea de ciudadanos” diseñada para dinamizar la campaña para derrocar a Maduro.

“Estamos, literalmente, viviendo a través de nuestra hora más oscura. Pero estos también son los momentos más brillantes”, dijo a cientos de simpatizantes, algunos con carteles con la inscripción “Se Busca”, estampados con la cara de Maduro. “Nos han tirado todo. Pero todavía estamos de pie”.

Cuando Machado habló, las luces se apagaron de nuevo, hundiendo su reunión, y el resto de la ciudad, en las sombras.

Cuando terminó de hablar, iluminada por linternas de teléfonos móviles, los partidarios gritaron “¡Libertad!” Y se dirigieron de vuelta por las calles sombrías a las casas iluminadas por velas.

Las vallas publicitarias de propaganda se desvanecieron en la oscuridad a su alrededor, sus eslóganes optimistas ocultados por el último fallo de energía: ‘¡Maracaibo renace!’, ‘¡Gobernar significa cumplir!’, ‘¡Un futuro seguro!’

Información de La Patilla / The Guardian / Reporte adicional de Patricia Torres y Nataly Angulo.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -