Luis Toty Medina: “Sería un error exabrupto el nombramiento de un nuevo gobierno por parte de la Asamblea Nacional”

El politólogo asegura que el camino más idóneo para la nueva directiva del parlamento es responder con el desconocimiento del nuevo mandato para Nicolás Maduro y “expresarlo de manera contundente”

0
1629
- Publicidad -

El 10 de enero representa para el futuro de Venezuela una fecha bastante representativa en lo político, debido al vencimiento del periodo constitucional de Nicolás Maduro, además del hecho que más de 40 naciones en todo el mundo han expresado el desconocimiento al resultado electoral del 20 de mayo de 2018; en consecuencia la legalidad y la legitimidad de origen del presidente estaría en un serio cuestionamiento, reseñó El Tiempo.

Pese a ello los planes para la nueva “asunción” presidencial lucen inalterables, es así como el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y primer vicepresidente del Psuv, Diosdado Cabello, dio a conocer este 5 de enero que Nicolás Maduro tomará juramento ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), porque según él, la Asamblea Nacional (AN) se encuentra en desacato.

Cabello dijo además que Maduro iría el viernes 11 de enero a la Constituyente “para que sea reconocido por el poder originario”.

- Publicidad -

“El presidente de la República, Nicolás Maduro, luego de ser juramentado el próximo 10 de enero ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), acudirá a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el viernes 11 para que sea reconocido por el Poder Originario que convocó a las elecciones presidenciales”.

El dirigente oficialista sostuvo que la AN, “es el único poder que falta por legitimarse”. “En 2020 deben haber elecciones de la Asamblea Nacional, es el único poder que falta por legitimarse. Ellos perdieron la legitimidad al irrespetar la Constitución, al irrespetar al resto de los poderes del Estado”.

Por su parte el presidente electo de la Asamblea Nacional (AN) para el período 2019-2020, Juan Guaidó aseguró este sábado luego de su juramentación se comprometió a convocar, crear y generar las condiciones para un Gobierno de transición, contando con el respaldo del pueblo para lograr nuevamente elecciones libres.

“A partir del 10 de enero, nos enfrentamos entonces a la ruptura del orden constitucional, y la presidencia no se encuentra vacante, se encuentra siendo usurpada. Estamos en dictadura, y debemos actuar frente a esa realidad”.

Prometió restablecer el Estado de derecho ausente en la nación. “Estamos en dictadura (…) tenemos que reconocer que estamos ante un sistema opresor miserable”.

Ante tales pronunciamientos, que chocan entre sí, el politólogo y especialista Luis Toty Medina pone en contexto que es necesaria una manifestación de rechazo por parte del Poder Legislativo ante las pretensiones del Ejecutivo pero se deben mantener algunas formas importantes al respecto.

De interés: Maduro exige desistir de sus acciones al Grupo de Lima en un plazo de 48 horas

“Ha surgido a raíz de esa manifestación expresa de los países desconocer ese nuevo periodo presidencial colocando a las instituciones venezolanas en una situación en donde deben reconocer o no esa legitimidad. En el caso de la Asamblea Nacional está claro que debe hacer buena su palabra de defensa de la institucionalidad y de la legalidad en Venezuela donde exprese el desconocimiento a ese nuevo mandato. Eso desde luego coloca al parlamento en un plan protagónico, ya que, al desconocerlo lo que indica expresamente la Constitución es que se debe nombrar un sustituto; pero como sabemos lo que haga la AN no será acatado, pese a que en un país con una democracia debidamente institucionalizada debiera tener consecuencias que en nuestro caso no van a verse”.

El especialista asegura que pese a todo lo que se pueda decir el 10 de enero será la juramentación de Maduro con una clara carencia de legitimidad. “El parlamento venezolano debe responder con el desconocimiento y expresarlo de manera contundente. Lo que en mi opinión me parece un exabrupto y un error sería el nombramiento de un nuevo gobierno por parte de la Asamblea”.

Es importante recordar que durante el periodo de sesiones de 2017, bajo la presidencia del diputado Julio Borges, no solo se desconoció a Nicolás Maduro sino que se le destituyó, y esa acción no fue acatada ni cumplida por ningún ente institucional. “Lo mismo ocurriría en el caso que la Asamblea Nacional designará un nuevo presidente, eso sólo conduciría a un nuevo callejón sin sin salida para el Poder Legislativo. De modo que lo más apropiado y políticamente factible es desde luego desconocer la legitimidad de Maduro pero sin nombrar un nuevo Poder Ejecutivo, que además colocaría a este ente en una posición de inutilidad”.

Para Toty Medina tomar una decisión como la de nombrar a un nuevo presidente implicaría tener instituciones que hagan valer ese mandato y en este momento la AN no cuenta con organismos dispuestos a cumplir con esa designación. “Con el desconocimiento político a la asunción de un nuevo mandato se estaría acompañando a la comunidad internacional que ha dicho que no reconoce el resultado de las elecciones del 20 de mayo”.

Dejar atrás los radicalismos

El politólogo es enfático al afirmar que los radicalismos son los que han pregonado la inutilidad de la Asamblea Nacional siempre que no se ven reflejados sus propios intereses. “Las voces más radicales que hemos escuchado como la organización Vente, liderada por María Corina Machado, y algunas voces del exilio son aquellas que demandan a la AN que cumpla con el desconocimiento de Maduro como presidente y que además piden que se designe al presidente del parlamento como el nuevo representante del Ejectivo; y entran en una incoherencia total, debido a que son esas mismas voces las que han dicho que la AN es inútil o ya no tiene ninguna función. Esas mismas voces se han encargado de minar la credibilidad de un parlamento a la que ahora le hacen exigencias”.

Añade que la tarea de la nueva directiva es explicar a la ciudadanía los pasos a seguir y que es realmente lo que se puede lograr dejando atrás falsas expectativas en la población

“Yo quiero que me enseñen quién irá a Miraflores acompañando al diputado Juan Guaidó para que Maduro entregue el poder. Eso sería una ilusión que generaría una nueva frustración en la colectividad. Generar una crisis institucional para producir un cambio es una aseveración muy falsa por cuanto todos hemos visto que la situación de desmovilización social y política de la inmensa mayoría que se opone al gobierno actual no está precisamente ganada a producir un evento de ese tipo, en caso que, la totalidad de los diputados sean detenidos, perseguidos o el escenario que fuere. Es una irresponsabilidad generar nuevas expectativas que no conduzca a nada”.

Próximas acciones a seguir

Guaidó advirtió que la AN asumirá la representación de los venezolanos donde deba y tenga que hacerlo, como único poder legítimo en el país.

Insistió que serán un espacio de articulación, de encuentro y unificación de todas las fuerzas democráticas del país e indicó que el 10 de enero no hay un vacío de poder, sino una “usurpación de cargo”.

De igual forma el Consejo Permanente de la OEA tendrá una sesión extraordinaria “por solicitud de las Misiones Permanentes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Estados Unidos, Guatemala, Paraguay y Perú”.

Su secretario general, Luis Almagro, ha demostrado su apoyo a la decisión del Grupo de Lima de desconocer el nuevo mandato de Maduro así como respaldar a la Asamblea Nacional (AN) en caso que asumiera el poder de manera provisional el próximo 10 de enero.

Recomendaciones económicas, análisis, entrevistas y una mirada global la podrás encontrar en nuestro canal en Telegram https://t.me/Descifrado 

Con información de Rafael Arias

 

- Publicidad -