The Wall Street Journal: Los venezolanos se desesperan al huir las empresas

El gigante irlandés de envases Smurfit cerró sus fábricas venezolanas en medio de una disputa con el gobierno socialista y se unió a otras multinacionales que abandonan una economía que se hunde.

0
265
REUTERS/Edwin Montilva
- Publicidad -

 Venezuela: el gigante de envases irlandés Smurfit Kappa se unió recientemente a otras compañías multinacionales que abandonan a Venezuela en medio de una disputa con el gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro.

Pero este caso viene con un giro. Cientos de empleados, que contaron con la compañía irlandesa para el transporte, la educación, la vivienda y la alimentación, continúan apareciendo en el trabajo, según reseña un trabajo publicado en el diario Norteamericano, The Wall Street Journal .

Se turnan para proteger la maquinaria pesada ociosa del saqueo que se ha vuelto rampante a medida que Venezuela se hunde en la hiperinflación y el caos económico.

- Publicidad -

Pero este caso viene con un giro. Cientos de empleados, que contaron con la compañía irlandesa para el transporte, la educación, la vivienda y la alimentación, continúan apareciendo en el trabajo. Se turnan para proteger la maquinaria pesada ociosa del saqueo que se ha vuelto rampante a medida que Venezuela se hunde en la hiperinflación y el caos económico .

Su esperanza: que alguien, cualquiera que no sea la administración de Maduro, venga y reinicie las operaciones.

“Ayuda, necesitamos un jefe aquí. Estamos desesperados “, dijo Ramón Mendoza, trabajador de la división forestal de Smurfit durante 17 años. “Estamos muy asustados porque ahora sabemos que todo lo que hace el gobierno es destruir todo, todos los negocios”.

Su difícil situación subraya la devastación que enfrentan las comunidades rurales de Venezuela a medida que las empresas privadas abandonan un país que alguna vez fue el más rico de América Latina. La economía se ha reducido a la mitad en los últimos cuatro años y el Fondo Monetario Internacional considera que la inflación el próximo año llegará a un 10 millones por ciento mundial, lo que empujará a millones de venezolanos a huir. El Sr. Maduro ha respondido intensificando los controles de precios e interviniendo en el sector privado.

Una encuesta realizada por la Confederación Industrial Venezolana encontró que más de 200 empresas industriales cerraron sus puertas en el segundo trimestre de 2018, mientras que casi la mitad de los encuestados dijeron que estaban trabajando a una capacidad de alrededor del 20% debido a la falta de materias primas.

“Esto es muy serio”, dijo Juan Pablo Olalquiaga, presidente de la confederación. “Estamos hablando de una contracción muy fuerte”.

Smurfit, que había trabajado aquí durante seis décadas, se retiró repentinamente a fines de septiembre luego de que oficiales militares venezolanos arrestaron a varios gerentes y tomaron sus plantas. Las autoridades acusaron a la compañía de especulación de mercado y exigieron que bajara los precios de algunos productos en un 80%, según los líderes sindicales. Smurfit negó los cargos. La compañía no respondió a las solicitudes de comentarios. Dos de sus gerentes siguen detenidos.

Lea el trabajo completo en  The Wall Street Journal .

- Publicidad -