OPINIÓN ¿Es conveniente la visita del senador estadounidense Bob Corker a Venezuela?

0
1924
- Publicidad -

POR AIMÉ NOGAL M.

Como previsto, el anuncio de la visita de un miembro del Senado de Estados Unidos, ha generado revuelo en la opinión pública. Algunos advierten que es un “nuevo” Zapatero, otros que la motivación de Corker es la “animadversión” que le profesa al Presidente Donald Trump.

Algunos consideramos que la venida del Senador Bob Corker, quien conoce bien la situación de crisis política y económica que sufre Venezuela y las motivaciones de sus élites, es una oportunidad para que reciba información de primera mano sobre el delicado panorama que se cierne sobre nuestro país.

- Publicidad -

El republicano es Presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado norteamericano, además, miembro del Comité de Presupuesto de la misma instancia legislativa, detalle trascendental, que con frecuencia es ignorado.

La primera visita de Corker fue en Julio de 2015, antes de la celebración de las elecciones del 6 de diciembre de el mismo año, en esa oportunidad estableció contacto con líderes opositores y representantes del gobierno. Sus declaraciones en esa ocasión, no pueden tildarse de halagüeñas para el Ejecutivo.

Nuevamente recaló en Venezuela en mayo de 2018, para la liberación del norteamericano Joshua Holt, que permanecía detenido en el Helicoide. Corker, en compañía del asesor del Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense,  Caleb Mc Carry.

Este último tiene una extensa hoja de vida dedicada a las relaciones entre Estados Unidos y naciones con democracias débiles o inexistentes.

¿En busca de las habilidades perdidas?

Mas allá de las pasiones que desate la visita de Corker, conviene preguntarse si puede el Senador Republicano estimular en el país político, el regreso de las habilidades sociales.

A lo largo de estas dos décadas, hemos asistido a la transmutación de la política en el arte de las etiquetas: fascistas, golpistas, desestabilizadores, ñángaras, enchufados, títeres o colaboracionistas. Si tiene alguna duda, practíquelo mientras lee este artículo, a medida que articula uno de esos adjetivos, se convierte automáticamente en parte de las barras de la polarización.

Vicente Caballo, catedrático de la Universidad de Granada define las habilidades sociales como aquel: “conjunto de conductas realizadas por un individuo en un contexto interpersonal que expresa sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de un modo adecuado a la situación, respetando esas conductas en los demás, y que generalmente resuelve los problemas inmediatos de la situación mientras reduce la probabilidad de que aparezcan futuros problemas” .

De lo anterior puede concluirse que entenderse es una  habilidad  humana por naturaleza, sin embargo tras 20 años de descalificación permanente y cosificación del otro, la sociedad venezolana parece haber olvidado que lo normal es escuchar los planteamientos de quienes se adversan, incluso cuando las afirmaciones son diametralmente opuestas a nuestras convicciones.

La reducción al absurdo alcanza su cénit cuando se asevera que el acuerdo, diálogo o negociación, han sido los responsables de los retrocesos en los espacios políticos opositores e incluso en el cumplimiento de los derechos constitucionales por parte del Estado.

Quienes hoy advierten que hasta la escucha es un peligro para la salvación de la República, han participado  en ensayos cuyo principal propósito estaba enfocado a las ansias de declarar. Olvidando que, antes o después de los fracasos, es la política la que redime el valor de la conversación y pone punto final a los conflictos.

Urge liberarse cuanto antes de la extorsión del blanco y negro.

Pepe Zalaquett, ex Presidente de la  Comisión Interamericana de Derechos Humanos  y miembro de la  Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación,  en una interesante disertación publicada en la Revista de Derecho de la Universidad de Hastings, California, aseveró:

“Frente a una catástrofe causada por sus propios actos desorientados, el político no puede alegar, para justificarse, que nunca cedió en asuntos de convicción. Tal actitud sería tan presumida como inútil, y por cierto que no serviría de consuelo a las personas que deben soportar las consecuencias”.

La tragedia que vive la población venezolana,  pasa por el regreso de la política, desde la seriedad y la responsabilidad. En esto, como en varios tópicos los venezolanos estamos a contravía, a la luz del deterioro del concepto de democracia occidental, cada vez mas hostigada por electores que desean cambios rápidos y sin demasiadas consultas, abriendo las compuertas de los populismos voluntaristas.

Max Weber en su “Politik als Beruf” contraponía los conceptos ética de la responsabilidad y ética de la convicción. Proponiendo que en la valoración de las decisiones políticas se estimara no solo el propio convencimiento del hacer, sino cuanto podía acercar esas postura a los fines que se proponía la decisión.

Corker de vuelta a Washington y nosotros en casa

Para el momento en el que se publique este artículo, el Senador Corker debe encontrarse en Washington, D.C. tras escuchar no menos de 70 intervenciones de distintos sectores del país, incluyendo una sesión de trabajo con el Grupo de Boston cuya conformación desde sus inicios es una representación paritaria de políticos del sector opositor y gobierno.

A nosotros, en casa nos queda la tarea de reflexionar acerca de la paradoja que representa que un acto de naturaleza humana como la capacidad para definir los problemas, negociar y evaluar soluciones conjuntas,  requiera tanta  valentía, no en su sentido tradicional, sino aquella que como bien afirma Zalaquett: Es el valor de dejar de lado la rectitud fácil, aprender a vivir con las restricciones de la vida real, pero pugnar siempre por adelantar nuestros valores, todos los días, en la medida de lo posible, con responsabilidad.

Fuentes consultadas:

Caballo, V. E. (comp.) (1991). Manual de técnicas de modificación y terapia de conducta. Madrid: Siglo XXI.

Declaración de la oficina del senador Bob Corker. https://www.corker.senate.gov/public/index.cfm/news-list?ID=32391230-8057-496a-bed4-6757a1b848fa

Declaración de la oficina del senador Bob Corker por la visita de Joshua Holt. https://www.corker.senate.gov/public/index.cfm/2018/5/corker-statement-on-release-of-american-citizen-josh-holt

Zalaquett José, “The Mathew O. Tobriner Memorial Lecture. Balancing Ethical Imperatives and Political Constraints: The Dilemma of New Democracies Confronting Past Human Rights Violations”. Hastings Law Journal, Vol. 43, 1992, Nº6, University of California/Hastings College of the Law, pp. 1425-1438

- Publicidad -