GNB intercambia productos del CLAP por vegetales con vendedores en Coche

El dueño de un local señaló que la intervención del gobierno y el control de precios los afecta porque los proveedores se abstienen de despachar mercancía

0
2260
- Publicidad -

A la vista y sin recelo guardias nacionales y vendedores informales del Mercado Mayorista de Coche intercambian alimentos. Ayer al mediodía un funcionario sacó pasta y arroz de una caja del CLAP –que estaba dentro de una patrulla– y se los entregó a un hombre a cambio de cebolla, pimentón y ají, que guardó dentro del vehículo.

“Los guardias nacionales son los que se están apoderando de la comida. A veces vienen con los jeeps llenos de productos e intercambian con los vendedores ambulantes”, aseguró un comerciante informal, que también ha hecho trueque con guardias nacionales, según publica un trabajo de El Nacional.

“Yo les doy un cebollín y un cilantro y me dan seis artículos, que pueden ser harina y arroz”. Afirmó que él no revende los productos porque tiene que alimentar a sus tres hijos, mientras que otros vendedores informales del mercado sí lo hacen: “Puede decirse que la Guardia Nacional es un proveedor más”.

- Publicidad -

El canje entre el guardia nacional y el vendedor ocurrió un día después de que el vicepresidente del Área Económica, Tareck el Aissami, anunció la intervención de ocho mercados municipales en el Distrito Capital, Aragua, Miranda, Maracaibo y Lara, entre ellos el Mercado Municipal de Petare y el Mercado Mayorista de Coche. Afirmó que la intención es acabar con “la especulación, acaparamiento, alteración fraudulenta de precios o de los servicios”, afirmó el funcionario.

Vendedores informales relataron que el miércoles más de 50 guardias estuvieron en el mercado de Coche en compañía de la alcaldesa del municipio Libertador, Erika Farías, y de funcionarios de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos. Aseguraron que los guardias le quitaron a la mayoría de los comerciantes ambulantes los puntos de venta. “Eso fue un pote de humo”, expresó un vendedor. “Algunos escondieron los puntos para que no se los quitaran”, añadió una vendedora de verduras.

“Nuestra orden es apoyar a Sunagro y a la Sundde, que vienen con todo a ajustar los precios”, aseveró un guardia nacional que estaba en la entrada del mercado. Advirtió que continuarán las acciones de los organismos.

Un comerciante, dueño de un local, señaló que la intervención del gobierno los afecta porque los proveedores se abstienen de despachar mercancía. “No vienen porque está intervenido y por el control de precios. La GNB ya los matraquea en el camino pidiéndoles vacunas”, denunció.

La ruina. El director general de la Asociación de Trabajadores, Emprendedores y Microempresarios, Alfredo Padilla, indicó que la toma de los mercados municipales es una medida que se aplica a cuentagotas y que lleva el propósito de anular ese sector de la economía privada popular. “Traerá empeoramiento del ambiente de los mercados y la ruina de los trabajadores. Es un avance del control totalitario de la economía”, aseguró.

Lea el trabajo completo en: El Nacional.

- Publicidad -