Fedecámaras: Política de persecución impide la llegada de inversionistas

En tres años, 44 empresas transnacionales emblemáticas se han retirado. El empresariado venezolano sigue trabajando con las uñas, dijo el presidente del organismo, Carlos Larrazábal a ABC

0
926
- Publicidad -

El presidente de la patronal venezolana Fedecámaras, Carlos Larrazábal, asegura que los inversionistas están deseando llegar a Venezuela, pero se lo impide la política de “persecución” al empresario que no genera confianza en el país.

Larrazábal señaló en entrevista a ABC que a los inversores los limita la falta de confianza en una política del régimen obsesionada con “perseguir a los empresarios”. Así lo comprobó en el reciente encuentro en la sede de la CEOE en Madrid. A su juicio, explicó, la única salida a la grave crisis en el país son unas elecciones, pero “verdaderas”.

¿Hasta dónde llega el desastre económico y social en Venezuela?

- Publicidad -

-Desde que se instaló el modelo socialista del siglo XXI, llevamos un proceso de destrucción que se ha ido agravando. Se vio artificialmente sostenido cuando el petróleo estaba a 100 dólares el barril, pero cuando volvimos a la realidad, eso ha quedado al desnudo. En 1998 teníamos 480.000 establecimientos empresariales; hoy no llegan a 290.000. La caída más dramática se ha reflejado desde 2012, con una caída del PIB del 56% por las políticas de persecución a la empresa privada. La situación productiva es dramática en todos los sectores, desde el petrolero al primario, y no se observan medidas para atacar los problemas de fondo, lo que se agrava por la hiperinflación.

Con ese panorama, los que siguen siendo empresarios, son casi héroes…

-Sí, es muy difícil. El sector industrial tenía más de 12.000 establecimientos en 1998. Hoy no llegan a 4.000, de ellas un 25% a capacidad instalada, por falta de materia prima. Si la situación no cambia, estas mil empresas podrían cerrar este año, como le sucedió a Kellogg’s. En tres años, 44 empresas transnacionales emblemáticas se han retirado. El empresariado venezolano sigue trabajando con las uñas, con gran esfuerzo para abastecer el mercado, pero hay que corregir los problemas transversales. El Gobierno subió en mayo el gasto público en un 5.800% y en más de un 4.800% la liquidez monetaria. No reconoce que esa es la causa de la hiperinflación y lo justifica por la especulación, la guerra económica, el empresario…

Lea la entrevista de ABC aquí

- Publicidad -