Mundial en hiperinflación

Altos costos en restaurantes y centros de entretenimiento afectan a los fanáticos

0
1955
- Publicidad -

Venezuela vivirá el Mundial Rusia 2018 en medio de un escenario de hiperinflación calificado por muchos como “brutal”.

Al parecer atrás quedaron las visitas frecuentes a restaurantes para disfrutar de los partidos. El alto costo de los alimentos y de la bebida hace esta actividad solo posible para un grupo pequeño de la población.

Según el índice que elabora Cedice a través del Inflaciómetro, para la última quincena de mayo los precios en los restaurantes se incrementaron en 54,04 por ciento, mientras que las actividades de entretenimiento en 43,06 por ciento.

- Publicidad -

Sin embargo, algunos locales de lujo han adecuado sus espacios con pantallas y otros elementos con motivos de la fiesta deportiva. En otros Mundiales la mayoría de los establecimientos comerciales esperaban la temporada para incrementar sus ventas. Hoy la mayoría están cerrados, solo  uno pocos esperan recuperar las ventas del sector las cuales cayeron dramáticamente en los primeros meses del año según cifras de Consecomercio.

Los centros comerciales son los que más actividad proyectan para el mes  que durará el Mundial. No todos tienen programaciones propias, pero los más grandes si han tratado de atraer a los ciudadanos a través de actividades gratis para toda la familia.

Sobre el efecto del Mundial Rusia 2018 en Venezuela, existen visiones encontradas, pues muchos señalan que no existe el ánimo ni el dinero para disfrutarlo como quisieran; no obstante, los apasionados de este deporte creen que si es una oportunidad para relajarse un poco y drenar energía. Reconocen que no van a poder asistir a restaurantes, pero creen que podrán ver los juegos en sus casas con familiares o amigos. También las actividades organizadas en plazas públicas son una opción para disfrutar la emoción del evento a bajo costo.

Los cambios económicos se siguen esperando en el país, mientras que economistas como Asdrúbal Oliveros advierten que la hiperinflación tiene un límite. Particularmente este límite no puede ser desconocido o subestimado por  el poder político.

- Publicidad -