Nuevo grupo de acreedores se forma para intentar cobrar la deuda venezolana en default

0
2478
- Publicidad -

Tres fondos de cobertura que poseen bonos venezolanos en default contrataron a un bufete de abogados de Washington para explorar opciones legales para el cobro.

El grupo posee más del 15 por ciento de los 1.500 millones de dólares en circulación de los bonos soberanos 2034 de Venezuela, según Mark Stancil, el abogado de Robbins, Russell, Englert, Orseck, Untereiner & Sauber LLP que representa a los inversores. Stancil se negó a nombrar las empresas. El abogado Stancil ayudó a representar a los fondos de cobertura Aurelius Capital Management y Davidson Kempner Capital Management en su demanda contra Argentina, según publicación de Bloomberg, reseñada en La Patilla.  

 Los inversionistas de Venezuela, que en conjunto tienen unos $ 20 mil millones en activos bajo administración, buscan “hacer crecer al grupo y evaluar múltiples acciones de cumplimiento” en los bonos, dijo Stancil por teléfono. Los bonos, que tenían un pago de intereses de $ 70 millones con vencimiento en enero, se cotizan a aproximadamente 31 centavos por dólar.

- Publicidad -

El grupo de Stancil es el último en surgir luego de los incumplimientos de Venezuela. La nación, sumida en su peor recesión y una crisis económica que ha alentado a una gran cantidad de personas a huir de la nación, no ha honrado los pagos de casi 4.000 millones de dólares en bonos desde noviembre. Debido a las sanciones de Estados Unidos destinadas a restringir el financiamiento del régimen autoritario del presidente Nicolás Maduro, los inversionistas estadounidenses tienen prohibido emprender una reestructuración de la deuda, y en su mayoría están marginados de las conversaciones con funcionarios venezolanos.

Si bien el grupo aún no posee el umbral mínimo necesario de los pagarés para exigir el pago inmediato de su capital – un proceso conocido como aceleración – sí tiene el monto requerido para bloquear modificaciones clave en los contratos de bonos.

Venezuela necesitaría el consentimiento de los tenedores de al menos el 85 por ciento de la deuda pendiente para enmendar los artículos, incluido el monto del capital o intereses adeudados a los inversores, la fecha de vencimiento de los bonos y la ley aplicable.

Una resolución para los inversores puede no estar a la vista ahora que Maduro se ha asegurado otro plazo de seis años en unas elecciones anticipadas a principios de este mes. A pesar que las opciones son limitadas, los acreedores se han vuelto inquietos: un grupo separado de aproximadamente 15 administradores de fondos formalizó un comité con Millstein & Co. como asesor financiero, mientras que algunos de los acreedores garantizados de la petrolera estatal de Venezuela contrataron al bufete de abogados White & Case LLP para asesorarlos .

Stancil dijo que envió un aviso de incumplimiento al abogado de Venezuela en Dentons y al Bank of New York Mellon Corp., el agente fiscal para los bonos 2034. Un representante del banco se negó a hacer comentarios, mientras que David Syed, un socio de Dentons contratado por Venezuela, no respondió a un correo electrónico en busca de comentarios.

Por Katia Porzecanski para Bloomberg | Traducción libre el inglés por lapatilla.com

 

 

- Publicidad -