A CONTRATIEMPO la reconversión monetaria

0
2587
- Publicidad -

La tendencia a imponer forma parte del ADN del gobierno. El de Chávez y el de Maduro por igual. La toma decisiones al vuelo,  inconsultas y hasta producto de la improvisación es una característica que  ha marcado la forma de gobernar en las últimas dos décadas. Con la reconversión sucedió exactamente igual.

En los pasillos de las entidades financieras se escuchó que muchos altos directivos se enteraron del anuncio de la reconversión al igual que el resto de los venezolanos  por televisión.

La intención gubernamental ya había sido adelantada por el economista José Guerra y  otros analistas pues también es cierto que ya los cálculos financieros se hacen cada vez más difíciles de expresarlos y manejarlos cuando se acumulan tantos ceros.

- Publicidad -

En teoría se requieren de al menos seis meses para adecuar los sistemas a la reconversión; sin embargo en el país de lo inédito el Presidente  ha pretendido obligar a  que se adelanten  el proceso en solo dos meses.

Ha trascendido ya públicamente la posibilidad de que la banca pida prórroga para la entrada en vigencia de la reconversión,  incluso se habla de un borrador que circula como fase previa al documento oficial que se le presentará a las autoridades. En el texto el sistema financiero explica que no cuentan con los recursos económicos,  técnicos ni el personal capacitado suficiente para ajustar los sistemas. Incluso han salido a relucir las fallas del parque de unidades de transporte de valores  por falta de repuestos, las cuales también representan un escollo a vencer a la hora distribuir a nivel nacional las especies del nuevo cono monetario.

Señalan que los mayores  nudos se registran en el Banco Central de Venezuela y en el Seniat, pues es necesario realizar los ajustes en el funcionamiento de la cámara de compensación y en las máquinas registradoras a nivel nacional por parte del ente recaudador. Además, se mantiene la incógnita sobre la capacidad del BCV de tener los billetes del nuevo cono monetario a tiempo y en el volumen suficiente para poder ejecutar la primera fase de circulación.

Las entidades financieras esperan respuesta de sus proveedores a fin de determinar oficialmente la capacidad  de cumplir o no con los lapsos. Sin embargo,  voces como la del diputado Rafael Guzmán, presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, señalan que es imposible realizar este proceso en el tiempo anunciado por el Ejecutivo Nacional.

A los factores ya mencionados se le suma el debate sobre la vigencia que tendría esta nueva familia de billetes y monedas si continuamos en hiperinflación.  Para el economista, Asdrúbal Oliveros dadas las condiciones actuales el nuevo cono no tendría una vigencia funcional superior a los diez meses.

Algunos señalan que la prórroga del proceso será un hecho que muy pronto se anunciará, en consonancia con otra de las características de la política oficial de extender por tiempo indefinido la entrada en vigencia de una medida tomada más con las vísceras que con la razón.

 

 

- Publicidad -