Confagan: Hay que romper la polarización política y empresarial

En opinión de Campos, “no es cierto que un país monoproductor como el nuestro no pueda diversificar su economía”. Sin embargo, dijo, “es necesario que se hagan las estrategias que tienen que ver con la política pública”.

0
851
- Publicidad -

El presidente de la Confederación de Agricultores y Ganaderos (CONFAGAN) , José Agustín Campos, reiteró hoy  la necesidad de “romper” la polarización política en el país.

A su juicio, “la polarización política hay que romperla porque no es sana para el encuentro de los criterios”.

“Tampoco podemos hacer una polarización empresarial. No podemos permitir que el sector empresarial se polarice con las ideas de un lado y las ideas de otro porque el sector empresarial lo que necesita son consensos, consensos productivos, orientados por el Estado, pero donde el sector productivo se dedique a lo que sabe hacer y lo que sabe hacer es producir”, acotó.

- Publicidad -

Destacó que “el sector productivo tanto agrícola vegetal como agrícola animal estamos haciendo todos los esfuerzos que nos corresponden para mantener nuestras unidades de producción al día y abiertas, para que no disminuya la calidad de vida de los rebaños y para garantizarle al pueblo venezolano en la medida de lo posible los niveles de proteína roja”, durante la una entrevista  en el canal de Venevisión, 

Considera Campos, “no es cierto que un país monoproductor como el nuestro no pueda diversificar su economía”. Sin embargo, dijo, “es necesario que se hagan las estrategias que tienen que ver con la política pública”.

Por otro lado, Campos resaltó que “ni el sector privado puede solo ni el sector gobierno tampoco puede solo (…), el Estado abriendo caminos y el sector privado ejecutando los planes productivos”.

“Somos un país que puede sembrar hasta 10 millones de hectáreas de cereales (…), pero tiene que estar acompañado de esa serie de insumos, esa serie de políticas públicas para que se abran los cauces”, apuntó.

Reconoció  que “hemos sido una economía altísimamente dependiente de las importaciones. En los últimos 100 años el país se dedicó a importar, no se diversificó la economía, no se sembró el petróleo, no se tomó el petróleo como una palanca de apoyo para hacer más ganadería, más pequeñas industrias, más agricultura, más pesca, más fábricas (…), sino que el país se acostumbró a importar de todo”.

 

 

- Publicidad -