En siete días hallaron aeronave YV-2896 siniestrada en Nueva Esparta

Funcionarios del SATA realizaron un despliegue operativo durante siete meses

0
3311
- Publicidad -

A 170 metros de profundidad, al oeste de la Península de Macanao en el estado Nueva Esparta (Isla de Margarita), fueron localizados el 17 de febrero de este año los restos de la aeronave YV-2896 que se siniestró el 4 de julio de 2017, y donde fallecieron nueve personas, siete militares y dos civiles, según reseñó El Universal.

Siete meses de búsqueda y certificación del área marina tardó un equipo multidisciplinario del Servicio Coordinado de Transporte Aéreo del Ejecutivo Nacional (SATA), ente adscrito a la Vicepresidencia de la República, para finalmente obtener la referencia exacta del lugar donde estaban los restos.

En diciembre de 2017 contrataron a la empresa Servicios Electrónicos Acuáticos (SEA), gracias a los recursos obtenidos por el seguro de la aeronave, para que revisara las coordenadas y lograra la localización directa de la unidad.

- Publicidad -

El 21 de diciembre esta empresa especializada en rastreos acuáticos inició las operaciones pertinentes con un equipo de expertos en alta mar y un Robot VAS (Vehículo Autónomo Submarino) de 5 metros de largo y 50 centímetros de diámetro, que fue sumergido para captar y registrar en tiempo real todo el suelo marino.

Sin embargo, por las complicaciones climáticas tuvieron que suspender los trabajos hasta el día 11 de febrero de este año cuando retomaron el operativo, y fue una semana después, es decir, el 17 de febrero, cuando cumplieron el objetivo con resultados óptimos: el 90% de los restos de la aeronave fue localizado.

De acuerdo con la descripción detallada del procedimiento, los expertos indicaron que lograron ubicar parte del tren de aterrizaje, alas, ventanillas, asientos, cola, turbinas, parte delantera, las dos cajas negras, cauchos, y otras partes del ensamblaje del avión, además de varios restos aún por identificar.

En total, fueron obtenidas 92 partes de la aeronave dispersas en el fondo marino.

Toda el área fue cercada para que luego se inicie un procedimiento especial y así lograr el reflotaje (Fase 3) y determinar las verdaderas causas del accidente, pues las cajas negras contienen la data exacta.

El hecho

El siniestro ocurrió la tarde del martes 4 de julio del año pasado cuando la máquina presentó fallas en el sistema hidráulico, el piloto no pudo maniobrarla efectivamente y cayó al mar, justo en el momento en que cubría la ruta Margarita-Caracas.

La aeronave había recibido servicio técnico en Estados Unidos siete meses antes del siniestro, y apenas había volado 90 horas de las 150 que debía acumular para el otro mantenimiento respectivo.

Las nueve personas que viajaban en el avión eran: Kyhumel Ponte (piloto presidencial), Alex Durán (piloto), Pedro Navarro, René Ramírez, Daniel Goite, Miguel Ángel Brito, Marcos Pérez Gainza, y las dos mujeres Daniela Sparacino y María Alexandra Ridzewsky, quienes eran familiares de un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), y que abordaron la unidad para trasladarse a la capital.

El mismo día del accidente, flotando en alta mar fueron recuperados los cadáveres de Brito y Pérez Gainza, pero el resto aún está desaparecido.

Se espera que tras el hallazgo definitivo de los restos se puedan localizar los cuerpos, una vez que expertos en materia forense del Ministerio Público realicen las pruebas científicas específicas.

El día anterior al siniestro (el 3 de julio) los siete militares habían volado desde la Base Aérea de La Carlota hasta Margarita, pues se trataba de vuelos de entrenamiento para los funcionarios Navarro y Brito, quienes se estaban incorporando a la tripulación del avión.

Ese día habían cumplido con el patrón de vuelo Caracas-Margarita-Caracas, y el 4 de Julio siguiente estaban terminando el mismo recorrido, pero al regresar a Caracas la aeronave falló y se precipitó.

Clamor colectivo

Desde que ocurrió el accidente, los funcionarios del SATA se empeñaron en conformar un gran equipo para iniciar la búsqueda y rescate de sus compañeros, a quienes calificaron como expertos en materia aeronáutica de muchos años.

Todos estuvieron comandados por el director del organismo, general Edwing Reyes, quien sumó a los expertos de la empresa Buró Investigativo Da Vinci C.A, para coordinar todo el trabajo en el espacio marítimo. Luego contrataron a la empresa SEA.

Por su parte, los familiares de los fallecidos insistieron en la realización de trabajos arduos para que se lograra la recuperación de los cuerpos y así poder darles cristiana sepultura.

Con este hallazgo, ahora se espera que se inicie la misma operación con la aeronave YV-3191, que cayó al mar en el estado Vargas el 19 de agosto del año pasado, y donde fallecieron cinco personas, entre ellas el hijo del ministro Miguel Pérez Abad.

 

Deivis Ramirez / El Universal

- Publicidad -