Venezolanos dejan a sus hijos en orfanatos ante imposibilidad de mantenerse en medio de la crisis

0
1151
- Publicidad -

A medida que las tasas de pobreza y hambre se disparan hacia arriba y los anaqueles se vacían de comida, fórmulas lácteas, medicamentos y pañales, algunos padres en Venezuela recurren a lo impensable: dejar a sus hijos en orfanatos, aunque sea temporalmente.

Un reportaje de The Washington Post da cuenta de esta dura realidad. “La gente no consigue comida. No puede alimentar a sus hijos. No los están dejando aquí porque no los amen, sino porque los aman”, dijo Magdelis Salazar, una trabajadora del orfanato de la Fundación Amigos de los Niños (Fundana) en Caracas, descrito como “el mayor del país”.

A pesar de la ausencia de estadísticas oficiales, la investigación periodística concluyó, mediante entrevistas con organizaciones como Fundana, que cientos de niños están siendo abandonados o dejados en orfelinatos a nivel nacional. Solamente Fundana recibió 144 peticiones el año pasado, en contraste con las 24 de 2016. La mayoría de las solicitudes estuvo vinculada con dificultades económicas.

- Publicidad -

“No sabía qué hacer más hacer”, dijo Angélica Pérez, de 32 años de edad, casi entre lágrimas. Una tarde reciente se presentó en Fundana con su hijo de tres años y sus dos hijas, de cinco y catorce. Perdió su trabajo como costurera hace unos pocos meses. Cuando el varón empezó a padecer una enfermedad cutánea severa en diciembre y los hospitales públicos no tenían medicinas para tratarlo, ella gastó sus últimos ahorros en lociones para el pequeño.

Su plan: dejar los niños en el hogar de Fundana, donde sabe que los alimentarán, e irse a Colombia para conseguir empleo. Esperaba eventualmente poder volver por ellos. Por lo general, la institución aloja a los niños entre seis meses y un año, después de lo cual los remite a otro orfanato o los pone en adopción.

“No sabe lo que es ver a sus hijos pasar hambre. No tiene idea. Siento que soy responsable, que les he fallado. Pero lo he tratado todo. No hay trabajo y ellos siguen adelgazando”, dijo Pérez.

Lea la nota completa (en inglés) aquí.

 

 

- Publicidad -