Este miércoles debe firmase reestructuración de la deuda con Rusia

Venezuela debe saldar bonos por al menos 1.470 millones antes de fin de año y 8.000 millones en 2018

0
150

Aunque se desconocen las condiciones, Rusia y Venezuela deben firmar este miércoles un acuerdo para reestructurar 3.000 millones de dólares en deuda que Caracas contrajo con Moscú, informaron el martes diferentes fuentes.

La firma está prevista el miércoles, indicó a la AFP una fuente cercana al gobierno ruso, aunque el ministerio de Finanzas ruso rechazó confirmar esta información y no prevé ningún acto público.

Sin confirmar la fecha de firma, la embajada de Venezuela en Moscú anunció una conferencia de prensa el miércoles 15 de noviembre “para informar sobre la firma de acuerdos sobre la reestructuración de la deuda venezolana con Rusia”.

Rusia y China son los dos principales acreedores y aliados de Venezuela, a quien les debe respectivamente 8.000 y 28.000 millones de dólares.

Pero, en total, la deuda de Venezuela con Rusia es más importante, contando los 6.000 millones de dólares que debe la compañía petrolera PDVSA al grupo ruso semipúblico Rosneft.

De estos, 2.500 millones fueron saldados entre mayo de 2016 y abril de 2017 en forma de avance por contratos de entregas de petróleo y carburantes previstos hasta 2019.

En octubre, el ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov, había declarado a la agencia Interfax que el acuerdo preveía separar los pagos en dos etapas, con un primero “de un pequeño monto con condiciones bastante favorables”, para que Venezuela pueda “transferir la mayor parte” de la deuda en una segunda etapa.

En una conferencia de prensa telefónica, el primer vicepresidente de Rosneft, Pavel Fedorov, aseguró el martes que no existía “ningún riesgo de impago” por parte de PDVSA, que efectuaría “todos sus pagos conforme al calendario establecido”.

La agencia de calificación financiera Standard & Poors declaró el martes a Venezuela en “default parcial” luego de que faltara al pago de 200 millones de dólares en bonos y unas horas después de dos reuniones de acreedores el lunes en Caracas y en Nueva York.