Alertan casos de cisticercosis por carne de cochino sin control sanitario

Advierten que la carne de venden en mercados a cielo abierto se hace sin ningún control

0
2226
- Publicidad -

 La proliferación de mataderos a cielo abierto y la cría de cerdos sin control sanitario pasa factura y deja también secuelas en familias que, en tiempo de crisis, han tomado por costumbre comprar carne en las esquinas, sin refrigeración adecuada, según reseña una nota de El Universal.

Enrique López Loyo, jefe del Departamento de Patología del Urológico San Román, quien ocupó el mismo cargo en el Instituto Nacional de Higiene, denuncia la proliferación de cisticercosis, una enfermedad que es causada por un parásito que se aloja en el cochino y que ocasiona lesiones neurológicas.

 Advierte que este año ha atendido a tres personas contagiadas, provenientes de Valles del Tuy, Guarenas y Guárico. A su juicio, se trata de un repunte, pues agrega que el último caso que tuvo en sus manos data de hace cinco años.

- Publicidad -

Según destaca , la situación desliza cierta urgencia en un contexto donde los hospitales carecen de insumos básicos y algunas familias acuden, movidas por el desabastecimiento y el hambre, al interior del país en busca de alimentos y precios asequibles.

“El problema se presenta cuando la gente compra en los mataderos clandestinos, cuyos productos carecen de registros sanitarios”, aduce el médico. Cuestiona además la salubridad de los productos ofrecidos en los mercados populares del gobierno.

La directora del Instituto de Medicina Tropical de la UCV, Belkisyolé Alarcón, explica que han atendido pacientes en los que la larva de Cysticercus se aloja en el cerebro. “En Medicina Tropical no tenemos injerencia en cuanto al control sanitario, es una tarea del Ministerio de Salud”, dice.

El también secretario de la junta directiva de la Academia Nacional de Medicina advierte que este año ha atendido a tres personas contagiadas, provenientes de Valles del Tuy, Guarenas y Guárico. A su juicio, se trata de un repunte, pues agrega que el último caso que tuvo en sus manos data de hace cinco años.

 

- Publicidad -