DESCIFRANDO LA EMIGRACIÓN: ¿Cuánto cuesta vivir en Miami o Houston?

0
8629
- Publicidad -

Para vivir decentemente en ambas ciudades, es necesario contar con más que un sueldo mínimo

La revolución bolivariana llegó al poder en Venezuela prometiendo convertir el país en una potencia y su sociedad en un mar de alegría para todos. Logró todo lo contrario: provocar el mayor éxodo en la historia del país, con miles de personas que huyen de la pobreza y la violencia. Para colmo, a pesar de años de ininterrumpida y furibunda propaganda antiestadounidense, el “imperio” sigue siendo un destino muy popular para el Juan Bimba emigrante. Dentro de sus fronteras hay más venezolanos que en cualquier otra nación extranjera.

Pero, ¿qué tan viable económicamente es vivir el llamado sueño americano? Para empezar, en un país tan grande y socialmente diverso, parte de la respuesta es geográfica. No cuesta lo mismo instalarse en el Upper West Side de Manhattan que en algún pueblo pequeño de Wyoming. Para los venezolanos, las dos ciudades más atractivas son Miami, en Florida, y Houston, en Texas. La primera, por sus vínculos culturales de larga data con América Latina, y la segunda, por ser la capital del sector petrolero estadounidense. A continuación se expone cuál es costo de la vida mínimo en ambas urbes.

- Publicidad -

Miami golpea el bolsillo

La capital latina de Estados Unidos es una de las ciudades más costosas del país. El sitio web Expatistan, especializado en comparar los gastos cotidianos entre diferentes localidades a lo largo y ancho del mundo, la pone en el puesto número 22 de 93 metrópolis en América del Norte.

En los vecindarios elegantes del centro de Miami, como Brickell, el alquiler de un apartamento de una sola habitación oscila entre los 1.800 y los 2.000 dólares. Sin embargo, hacia los suburbios es posible conseguir opciones de unos 1.000 dólares.

Para bolsillos ajustados, es mejor olvidarse de restaurantes y bares en Ocean Drive, y limitarse a comer en casa. Si se quiere mantener una dieta sin lujos pero saludable, el mercado de una semana puede costar 100 dólares, y quizá un poco menos. Es decir, alrededor de 400 al mes.

El residente sin vehículo propio puede recurrir a la red de autobuses y de trenes metropolitanos. La tarifa básica de viajes desde y hacia el centro es de 2,25 dólares. Asumiendo dos viajes diarios, cada semana laboral hay que gastar 22,5 dólares, y en un mes, 90. También es posible adquirir un boleto de 112,50 dólares, lo cual resulta más económico que pagar por viajes individuales todos los días de la semana, incluyendo sábado y domingo.

En un apartamento pequeño, la tarifa promedio de servicios (electricidad, agua y recolección de basura) es de entre 125 y 150 dólares. A diferencia de muchas otras ciudades norteamericanas, la calidez de Miami hace que rara vez sea necesario encender la calefacción. Pero en julio y agosto, cuando la temperatura suele alcanzar los 33 grados centígrados, el gasto puede elevarse por el aire acondicionado.

En cuanto a las telecomunicaciones, no hace falta contratar los servicios de una gigante como Verizon. Hay compañías que ofrecen servicios de telefonía móvil como Metro PCS, con planes mensuales de 30 dólares, aunque relativamente sin mucha calidad. Adicionalmente, un servicio básico de Internet para el hogar cuesta más o menos 55 dólares.

Si se suman los montos más bajos contemplados aquí (alquiler de 1.000 dólares, 400 en comida, 90 en transporte, 125 en servicios y 85 en telecomunicaciones), el resultado es que un mes viviendo en Miami asciende a aproximadamente 1.700 dólares (Bs 38.132.105 al tipo de cambio del mercado negro)

En Florida el salario mínimo es de 8,10 dólares por hora. Asumiendo una jornada de ocho horas para un trabajo de lunes a viernes, el ingreso resultante es de 1.296 dólares (Bs 29.070.122,4). Por lo tanto, para mantener el estilo de vida descrito en los párrafos anteriores, es necesario contar con una fuente de recursos adicionales (un trabajo mejor pagado, ayuda de familiares, etc.). Tome estas previsiones económicas, si no quiere ponerse nefastamente creativo para permanecer en la ciudad, como el personaje de Gustavo Rodríguez en la película venezolana Adiós, Miami (luego de una temporada de derroche y excesos, el hombre, arruinado, se hizo pasar por balsero cubano para que no lo deporten).

Los vaqueros pagan y cobran menos

La ciudad tejana es más grande que Miami. De hecho, es la cuarta más poblada de Estados Unidos. No obstante, es más barata. En el índice Expatistan, ocupa el lugar 41.

Un venezolano residente en Houston, que prefirió resguardar su identidad, dijo a Descifrado que paga en alquiler 975 dólares, lo que le incluye agua y cable. Sin estos servicios, lo más barato que ha visto es 780 por un apartamento tipo estudio de una habitación. La cuenta promedio de la luz es de 100 dólares, aunque en verano le llegó a 140 dólares. A lo largo del año, la temperatura suele ser cálida, pero en julio y agosto se eleva a 34 o 35 grados centígrados.

Sobre el mercado, para una persona al mes el total suele rondar los 330 dólares. La fuente agregó que paga 40 dólares al mes por telefonía móvil, y que los servicios básicos de Internet cuestan 60.

Houston, como Miami, cuenta con una red pública de transporte público que incluye autobuses y trenes, con precios más asequibles. La tarifa para un viaje es de 1,25 dólares. De nuevo, asumiendo dos viajes diarios de lunes a viernes, el total para un mes es de 50 dólares.

Los 975 dólares de alquiler, más 100 por electricidad,  330 por comida, 60 por Internet, 40 por telefonía móvil y 50 por transporte arrojan un total de 1.555 mensuales (Bs 34.879.660,8)

Por otro lado, el salario mínimo en Texas es menor que en Florida: 7,25 dólares la hora. Considerando una vez más un trabajo de ocho horas diarias de lunes a viernes, el ingreso mensual es de 1.160 dólares (Bs 26.019.554). Como en el caso de Miami, costear la vida en la ciudad tejana requiere un trabajo considerablemente mejor pagado o tener una ayuda adicional.

 

 

 

- Publicidad -