¿Puede usted hacer negocios en Venezuela?

0
4049

Seguido de la elección venezolana del 30 de Julio de 2017, el presidente Trump anunció que los Estados Unidos impondrían sanciones financieras al presidente venezolano Nicolás Maduro. La jugada por la oficina del Departamento del Tesoro para el Control de los Activos Extranjeros (OFAC por sus siglas en inglés) significa que el presidente Maduro se convirtió en uno de los cuantos mandatarios de estado sancionados por el gobierno estadounidense, creando una incertidumbre considerable para las compañías que hacen negocios en Venezuela.

Las acciones han dejado a los bancos y a las instituciones financieras preguntándose si será seguro hacer negocios con las compañías venezolanas o con entidades controladas por individuos venezolanos. Y más aún, muchas se podrían preguntar en primera instancia lo que realmente constituye hacer negocios con Venezuela.

Las definiciones no son siempre claras. Los bancos tendrían que enfrentar grandes desafíos al cumplir con las nuevas sanciones individuales impuestas – especialmente cuando se trata de identificar cuáles activos y cuentas son propiedad y contraladas por el presidente Maduro y sujetas a la jurisdicción de los Estados Unidos. Acciones de cumplimiento en el pasado, sugieren que que esto es territorio oscuro. Por ejemplo, las personas políticamente expuestas (PEPs por sus siglas en inglés) a menudo realizan negocios a través de intermediarios o con empresas fantasmas, y como resultado de esto, los bancos no siempre saben cuándo están haciendo negocios con entidades que son controladas por individuos venezolanos.

A la luz de cómo esto se ha desarrollado recientemente, resulta importante que las instituciones financieras sigan los siguientes pasos:

Revisar los controles actuales para perfilar a sus clientes (KYC por sus siglas en inglés) y los sistemas asociados para asegurarse de que los beneficiarios finales y aquellos que ejercen el control sean identificados y monitoreados adecuadamente para cumplir con las sanciones.

Conducir una revisión focalizada en la totalidad de las cuentas con vínculos con Venezuela para asegurarse de que ninguna PEP sancionada actualmente cuente con algún beneficio final o control sobre dichas cuentas en particular.

Monitorear el riesgo de la contraparte al hacer negocios tanto con las entidades que pertenezcan al gobierno venezolano como con las compañías privadas.

Establecer la suficiente debida diligencia para descartar control o propiedad del presidente Maduro o de PEPs venezolanos actualmente sancionados.
¿Entonces, qué sigue ahora?

Por ahora, los bancos y el resto de las instituciones financieras deberán esperar. Sanciones más extensas con posibles implicaciones significativas como la prohibición de importaciones estadounidenses de crudo de Venezuela o las restricciones en la exportación de petróleo en Estados Unidos y otros productos hacia Venezuela – permanecen como posibilidades. Debido a esta incertidumbre y a las preponderantes restricciones monetarias y el riesgo geopolítico, las compañías estadounidenses deberían evaluar su exposición al riesgo en Venezuela y emprender las gestiones pertinentes para que tanto análisis como controles cumplan con la normatividad de la OFAC.

Si desea conocer más sobre nuestros puntos de vista sobre Venezuela, el riesgo potencial, las implicaciones para su negocio y la manera en que podemos apoyarle a enfrentar dichos retos, por favor no dude en contactarme.

Sven Stumbauer
Managing Director
[email protected]