DESCIFRANDO EL MERCADO: Entre un quinto y cuarto del sueldo mínimo se va en comprar frutas y verduras

0
1268
- Publicidad -

Las ferias son opciones más económicas, pero su disponibilidad en Caracas está limitada

¿Recuerda cuando en la escuela le hablaban sobre la importancia de una dieta balanceada que incluya frutas y verduras? Pues hacerlo en la Venezuela actual puede ser un castigo draconiano al bolsillo.

Los tomates y las cebollas, ingredientes básicos de la gastronomía criolla, esta semana estuvieron en supermercados en precios que oscilan entre Bs 2.230 y 2.500, y entre 3.800 y 4.800, por kilo, respectivamente. Los plátanos están en torno a los Bs 1.700.

- Publicidad -

El kilo de cambur está entre Bs 1.600 y 1.700; el de melón, entre 2.300 y 2.640; y el de piña, entre 1.300 y 1.550. Por lo bajito, el gasto total es de Bs 13.030, la quinta parte de un sueldo mínimo.

Otras opciones

En los mercados municipales, los tomates se encuentran entre Bs 2.500 y 3.000, mientras que las cebollas pueden llegar a 5.000 y el kilo de plátano está en 2.000 (cuatro unidades cuestan Bs 3.500). El cambur sale entre 1.600 y 2.500; el melón, entre 2.500 y 3.500; y la piña, entre 1.000 y 3.000. Todo junto en su mínima expresión cuesta poco más que en los supermerdacos: Bs 13.400.

Las ferias son una alternativa más económica en algunos casos, pero su disponibilidad en Caracas es limitada debido a la obstrucción de vías y la escasez de gasolina en los Andes. En ellas se consigue el kilo de tomate entre Bs 2.700 y 3.000, mientras que el cebolla está entre 2.700 y 3.500. Algunas ferias ofrecen en 1.500 el kilo de plátano, de cambur, de melón y de piña. Otras, respectivamente, en 1.600, 2.000, 2.500 y 1.600. Gasto mínimo total: Bs 11.400, o 17,53% del salario mínimo.

Hay fruterías y comercios afines en los que se consigue de todo, pero más caro. Los tomates valen 3.500 por kilo, y las cebollas, 3.600. Los plátanos y los cambures salen en 1.750 y 1.800, respectivamente. El melón cuesta 2.500, y la piña, 2.650. Habría que pagar un total de 15.800, casi un cuarto del sueldo mínimo.

¡A la calle!

Si el comprador tiene la billetera gorda y se anima a explorar opciones más informales, hay vendedores (“bachaqueros”) que ofrecen los tomates en 2.700, y las cebollas, en 3.200. Los plátanos los venden en Bs 4.000, pero son seis unidades. El kilo de cambur lo han puesto en 3.000, mientras que tres unidades de piña salen en 5.000. Todo junto cuesta 17.900, o 27,53% del salario mínimo, y eso dejando por fuera el melón, no disponible en este tipo de comercios durante el recorrido de Descifrado.

Por último, algunos buhoneros adoptan una mayor uniformidad en los precios y venden en 3.500 el kilo de tomate y el de cebolla, mientras que el de plátano, el de cambur, el melón y el de piña lo ofrecen en 1.700. El gasto total es de Bs 13.800 (21,23% del sueldo mínimo).

 

- Publicidad -