Entérese de cuánto ha caído el poder de compra de los salarios entre 2014 y 2016

0
1320
- Publicidad -

Ecoanalítica sostiene que no hay una fórmula mágica para indexar sueldos

La firma Econalítica considera que, debido la ausencia de datos oficiales actualizados sobre inflación y la multiplicidad de indicadores del tipo de cambio, cuesta determinar el indicador base de la indexación salarial no resulta una labor sencilla.

“Siendo el objetivo del ajuste salarial la retención de capital humano, debe prestarse especial atención a la canasta de consumo típica de los trabajadores. La proporción del componente importado sobre la canasta de consumo genera perfiles radicalmente diferentes de pérdida de poder de compra”, planteó la firma en su último informe semanal.

- Publicidad -

Para su análisis, Econalítica considerara cuatro indicadores potenciales para indexar salarios: 1) Inflación subyacente, 2) Inflación calculada bajo metodología del Banco Central de Venezuela, 3) Tipo de cambio del consumidor, 4) Tipo de cambio de mercado paralelo.

En el caso de la primera, el poder de compra de los salarios, medido usando el índice de remuneraciones deflactado por inflación subyacente, se habría reducido en más de 81,8% entre el primer trimestre de 2014 y el cuarto trimestre de 2016.

Si se utiliza el índice nacional de precios al consumidor (INPC) calculado según la metodología del BCV para deflactar las remuneraciones, se obtiene una caída del poder de compra del Índice de Remuneraciones (IRE) de 37,3% para el mismo período. Sostienen  que este tipo de indexación se acerca más al ajuste requerido para retener a trabajadores de ingresos medios y medios-bajos.

La indexación por tipo de cambio del consumidor se construye a partir de los pesos de cada categoría de rubros importados y su tipo de cambio promedio. “Captura de manera más acertada el peso del subsidio cambiario percibido por los hogares y lo aísla de otros subsidios que habitualmente reciben los estratos socioeconómicos bajos. Por esta razón, muestra una caída del poder de compra intermedia con respecto a los deflactores que se fundamentan en el INPC-Metodología BCV y la inflación subyacente”, se lee en el informe.

Finalmente, la alternativa de indexar salarios a partir del tipo de cambio paralelo implica los salarios habrían experimentado una reducción real mucho más inestable en el tiempo, al compararse con otros deflactores.

La firma subraya que ninguna de estas indexaciones constituye una fórmula mágica. “Considerar la heterogeneidad entre las canastas de consumo de los diferentes perfiles de trabajadores es esencial para establecer ajustes de salarios”, concluyen.

- Publicidad -