¿Qué parte del dinero para la Canasta Básica hay que sacrificar para tener pasaportes express?

0
942
- Publicidad -

Inflación de productos fundamentales dificulta acceso al servicio

El desespero por conseguir pasaportes que les permitan salir del país ha llevado a muchos venezolanos a cancelar los Bs 122.400 que las autoridades migratorias cobran por agilizar el trámite a solo 72 horas. Sin embargo, el golpe al bolsillo es considerable en medio de la fuerte inflación de bienes de primera necesidad.

El desembolso por los pasaportes express equivale a tres salarios mínimos. Pero en enero la Canasta Básica Familiar (CBF) llegó a costar Bs 832.259,95, el equivalente a 16,6 salarios mínimos, según cifras del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM). Para quienes cuentan con este nivel de ingresos, el proceso está prácticamente descartado.

- Publicidad -

Por otro lado, las familias que logran conseguir suficiente dinero para cubrir a duras penas todos los productos y servicios de primera necesidad en la CBF tendrían que sacrificar menos de 14% de los recursos necesarios para la canasta. Este porcentaje es la proporción de la CBF de enero que representa lo que cobra el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) por la agilización. Pero como la inflación no se ha detenido (fue de 20,1% en febrero, según la Asamblea Nacional), actualmente la relación es menor. Aunque esto pudiera en un primer momento sonar positivo, en realidad significa que lo apartado para los documentos se restaría a un presupuesto total que puede comprar aún menos productos que en el mes antepasado.

Cancelar un pasaportes rápido implicaría, por ejemplo, olvidarse por un mes de la carne (el rubro llegó a costar Bs 100.951,52) más aceite (Bs 17.716,44), o salsas (Bs 11.388,47) o café (Bs 14.590,91) con los precios de los productos en enero. Si de la operación se cambiara la carne por el conjunto de leche, quesos y huevos (Bs 99.850,64), el resultado es el mismo.

Otro ejemplo: el sacrificio por los papeles supondría dejar de comprar el rubro de cereales y derivados (Bs 91.447,14; incluye arroz, pan y harinas de trigo y de maíz) más tubérculos (Bs 27.699,33; esto incluye papas y yuca).

La CBF está diseñada de acuerdo con las necesidades de una familia de cinco miembros en la que solo dos trabajan. Si esa familia quisiera agilizar la entrega de pasaportes para dos niños, tendría que destinar para ello 29% de los recursos que abarca toda la canasta de enero. En el caso de tres menores, el porcentaje se eleva a 44%.

A medida que la inflación avanza, la prioridad de adquirir alimentos y otros bienes fundamentales merma las posibilidades de que los venezolanos accedan la obtención rápida de los ansiados pasaportes.

- Publicidad -