El ¿segundo? hombre más poderoso

Xi Jinping tiene el destino de China y del mundo en sus manos

Este jueves fue confirmado como secretario general del Partido Comunista chino (PCCh) Xi Jinping, y a partir de marzo de 2013 será el presidente del gigante asiático, en sustitución de Hu Jintao.

China es la segunda economía del mundo (y la mas pujante), con empresas estatales gigantes que representan el 50% del PIB de ese país, por lo que Xi tambien puede considerarse el presidente Ejecutivo mas importante del mundo.

La sucesión en el PCCh ha desatado especulaciones acerca de si Xi y sus acompañantes en la dirección del país podrán hacer los cambios necesarios para mantener a China en la cresta de la ola.

La revista The Economist señaló que “el mundo teme mas a una China débil e inestable que a una fuerte”, debido a que China motoriza la demanda mundial de materias primas y servicios y representa casi la cuarta parte de la población global, por lo que un frenazo económico representaría una recesión global de imprevisibles consecuencias.

Xi, de 65 años de edad, de tendencia liberal y origen humilde, permanecerá al frente de China por diez años, y tiene la meta de convertirla en la primera economía mundial.

Ya el dirigente conoce los vericuetos del poder, pues fue vicepresidente y “número dos” en el Comité Militar Central (el organismo a cargo de las Fuerzas Armadas), y tiene fama de ser un hombre pragmático, capaz de resolver problemas difíciles, y discreto, tanto que hasta hace muy poco era conocido por el esposo de Peng Liyuan, una famosa cantante folclórica china.

Los retos de Xi

En un discurso al final del XVIII congreso del PCCh, Xi señaló que entiende el deseo del pueblo de una vida mejor, pero advirtió de graves desafíos en el futuro.

“Nuestro partido está dedicado a servir a la gente”, manifestó después de la introducción de los otros seis miembros del comité permanente en el Gran Palacio del Pueblo, en una ceremonia cuidadosamente coreografiada transmitida en vivo por la televisión estatal, reseñó la agencia Reuters.

“Ha llevado a las personas a alcanzar logros de renombre mundial, y tenemos todos los motivos para enorgullecernos de estos logros”, añadió, hablando en perfecto mandarín.

“Pero no somos complacientes, y nunca vamos a dormirnos en nuestros laureles. Bajo las nuevas condiciones, nuestro partido se enfrenta a muchos desafíos severos, y también hay muchos problemas acuciantes dentro del partido que hay que resolver, en particular la corrupción, haberse divorciado del pueblo, pasar por trámites y burocracia causados por algunos funcionarios del partido”, comentó.

Etiquetas:

Sus comentarios son valiosos