Piden aumentar inversión en España

Mariano Rajoy pidió reglas claras para inversiones en América Latina

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, pidió el sábado en la Cumbre Iberoaméricana seguridad jurídica para las inversiones en América Latina, aunque evitó realizar alusiones directas a la expropiación de la inversión de la petrolera Repsol en Argentina.

En una intervención en la que buscó animar los prósperos países latinoamericanos a que aumenten su inversión en una España, que afronta una profunda recesión, Rajoy señaló que eran necesarias “reglas de juego claras, predecibles”.

“Animo a sus empresas a aumentar su inversión en España y en Europa aprovechando el marco de seguridad jurídica existente, que todos coincidimos en que ha de ser un valor compartido y respetado en ambas regiones”, afirmó el mandatario en la ciudad de Cádiz, donde se celebró el encuentro.

“Frente al recurso fácil y tantas veces fracasado del proteccionismo, España y la Unión Europa mantienen su apuesta por la apertura, el libre comercio, la seguridad jurídica y la inversión”, añadió.

Rajoy también aprovechó su intervención para destacar el papel que pueden jugar las pequeñas y medianas empresas en reforzar la inversión y los vínculos entre los países latinoamericanos.

Según el líder español, las pequeñas y medianas empresas constituyen cerca de 95% del tejido empresarial del conjunto de los países de la cumbre, el 80% del empleo y el 60% del PIB.

España, que durante años ha realizado en Latinoamérica una oleada de inversiones popularmente conocidas como “la segunda reconquista” -es el segundo inversor en la región- mira ahora hacia sus antiguas colonias en busca de fórmulas empresariales que resuciten su economía en recesión.

Rajoy manifestó  que la inversión acumulada de España en la región supera los 115.000 millones de euros, de los cuales 7.000 millones de euros se invirtieron en 2011.

La austeridad no es la receta

En momentos en que España y otros países de la periferia europea aplican un duro proceso de corrección fiscal bajo el dictado de los socios de la zona euro, especialmente de Alemania, numerosos asistentes a la cumbre criticaron las políticas de austeridad e instaron a inclinar la balanza hacia medidas que impulsen el crecimiento.

“La consolidación fiscal exagerada y simultánea en todos los países no es la mejor respuesta para la crisis mundial y puede, incluso, agravarla, llevando a una mayor recesión”, indicó la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, que advirtió sobre el peligro de que los déficit aumenten.

Boudou coincidió, al señalar que la experiencia argentina “nos ha enseñado que las políticas de ajuste fiscal van en contra de la recuperación económica”, y advirtió sobre los peligros para el continente americano de estas medidas.

“Tales políticas de ajuste agravan la situación de los países que las aplican y representan un riesgo para la economía mundial (…) Las economías emergentes han comenzado a sufrir el contagio de la crisis internacional, observándose una marcada desaceleración en las proyecciones de crecimiento”, manifestó el vicepresidente argentino.

Entre las pocas voces discordantes se encontró la de Pedro Passos Coelho, primer ministro de Portugal -país que ya ha sido rescatado en la crisis de la zona euro y está aplicando la receta de austeridad-, quien dijo que “la salida de la crisis pasa por la disciplina y el ajuste fiscal”.

Etiquetas: ,

Sus comentarios son valiosos